Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD)

br

Nuevos datos de los ensayos Duration 3 y 4 revelan un beneficio adicional en términos de peso corporal, tensión arterial y niveles de lípidos

Exenatida administrada una vez a la semana regula el apetito y favorece la pérdida de peso sostenida sin efectos secundarios

| 2011-09-16T16:54:00+02:00 h |

Cecilia Ossorio

Enviada Esp. a Lisboa (Portugal)

La incretina exenatida de liberación prolongada, agonista del receptor de GLP-1, se afianza como instrumento terapéutico de inicio en diabetes tipo 2, especialmente en el perfil de paciente insulinorresistente asociado a sobrepeso u obesidad. Lo avalan los resultados intermedios de la extensión en curso de los estudios Duration 3 y Duration 4, presentados durante el 47º Congreso Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), celebrado en Lisboa.

Como explica Clotilde Vázquez, endocrinóloga y jefe de la Sección de Nutrición, Obesidad y Metabolismo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, debido a la heterogeneidad de la enfermedad, es necesario realizar muchas consideraciones y conocer bien las dianas del paciente, que son multiparamétricas.

En este sentido, los nuevos resultados con exenatida inyectable de liberación prolongada (comercializada por Lilly con el nombre de Bydureon) demuestran no sólo un buen control metabólico medido por la hemoglobina glicada, sino beneficios adicionales en términos de peso, presión arterial diastólica y perfil lipídico, en comparación con otros fármacos antidiabéticos, según argumentó Michael Trautmann, de la división de Lilly Diabetes.

En concreto, según los resultados de la extensión del Duration 3 con tratamiento mantenido de exenatida LAR o insulina glagina (Lantus, de Sanofi) en combinación con metformina o este fármaco con una sulfonilurea, se observó una reducción de 4,46 kilogramos más con respecto a insulina. Además, en el 15,7 por ciento de los pacientes logró un objetivo combinado de HbA1c menor del 7 por ciento, así como tensión arterial sistólica objetivo (<130 mmHg) y colesterol LDL (<2,6 mmol/L), en comparación con el 7,9 por ciento que alcanzó esas cifras con insulina glargina. En él participan 346 pacientes que llevan 84 semanas de tratamiento, si bien el estudio continúa abierto. “Con la insulina glargina la tasa de hipoglucemias no es alta, pero con la exenatida es prácticamente inexistente si no se asocia a una silfonilurea”, concretó Vázquez.

Duration 4

Por otro lado, los resultados del Duration 4, de 26 semanas, doble ciego, y de cuatro brazos paralelos, en el que 820 pacientes con DM2 no pretratados recibieron de forma aleatorizada exenatida LAR, metformina, pioglitazona HCI o sitagliptina, muestran que exenatida no es inferior a metformina, y es superior frente a todos los demás en algún término.

Así, en los estudios post-hoc un 48 por ciento de los pacientes que recibió exenatida y un 46 por ciento de la rama de metformina alcanzaron un objetivo combinado de HbA1c menor de 7 por ciento, sin ganancia de peso y sin hipoglucemia menor o mayor, en comparación con el 22 por ciento de los tratados con pioglitazona y el 35 por ciento del grupo de sitagliptina.

En cuanto a la hemoglobina glicada objetivo más la tensión arterial sistólica menor de 130mmHg y el colesterol LDL menor de 2,6 mmol/L, lo lograron el 16 por ciento de la rama de exenatida, el 13 por ciento de la de metformina, el 10 con pioglitazona y el 7 con sitagliptina. En ambos estudios, los efectos adversos gastrointestinales fueron los más frecuentemente comunicados, si bien su incidencia disminuyó durante la fase de extensión.

Duration 6

Michael Nauck, jefe del Diabeteszentrum Bad Lauterberg (Alemania), presentó los resultados del Duration 6, un estudio de 26 semanas de duración con participación de 19 países, en el que se comparó la eficacia de exenatida LAR administrado una vez a la semana, frente a liraglutida (Victoza, de NovoNordisk) una vez al día. Los resultados fueron similares para ambos fármacos, y el debate que surge aquí es la idoneidad del tratamiento dependiendo de las necesidades personales del paciente.

Según Clotilde Vázquez, la liberación sostenida de exenatida semanal proporciona una gran estabilidad en la relación del apetito y la saciedad. “Los pacientes no tienen apetito, pero no porque sientan efectos secundarios”, aclara. De hecho, en su grupo han visto pacientes de la prolongación del estudio que han perdido más de 40 kilos, y no han dejado de bajar peso después de tres años de estudio. “Esto no lo habíamos visto con ningún fármaco antiobesidad”, añade.

Ahora bien, en pacientes con patrón de vida cambiante, es más oportuno la exenatida una vez o dos al día, ya que les ofrece más versatilidad, así como en aquellos cuyo defecto predominante los las glucemias posprandiales.