Neumología/ Los expertos destacan los aspectos no abordados de la enfermedad

br

redacción Barcelona | viernes, 10 de mayo de 2013 h |

No hace mucho tiempo que los síntomas nocturnos respiratorios se vinculaban a pacientes asmáticos, sin advertir que entre un 25 y un 30 por ciento de las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) también los padecen. Su control es, por tanto, uno de los temas pendientes y una de las dianas principales de los nuevos fármacos desarrollados para optimizar el manejo de esta enfermedad, como aclidinio (Eklira Genuair, de Almirall), un antagonista muscarínico inhalado de acción prolongado (LAMA).

Como explica Francisco Casas, presidente de Neumosur y coordinador de las consultas externas de la Unidad de Gestión Clínica de Neumología del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, fue una de las cuestiones destacadas durante el simposio “Aspectos no abordados actualmente en la EPOC”, celebrado en el marco del 8º Congreso Andaluz de Médicos de Atención Primaria en Sevilla.

La otra cuestión pendiente más relevante es el control de las exacerbaciones, ya que su reducción permite “cambiar un poco la historia natural de estos pacientes”, indica Casas, puesto que los exacerbadores son los que presentan peor evolución clínica y mayor consumo de recursos.

El experto destaca que aclidinio, además de reducir las agudizaciones, mejora el control de síntomas nocturnos debido a su perfil de 12 horas; y su rapidez de acción permite que el paciente sufra menos ahogo por la mañana al despertar, mejorando el índice transicional de disnea.

Casas valora que el dispositivo de inhalación, que recibe el nombre de Genuair, es “muy sencillo y muy eficaz” y marca la diferencia respecto a los anteriores, ya que tiene poca resistencia al flujo y por tanto es accesible para pacientes en estado grave. Además, destacó que reduce los errores en el manejo por parte del paciente y favorece el buen cumplimiento de la terapia.