Oncología/ Su deficiencia se asocia a riesgo de cáncer de colon, mama y próstata

br

En la actualidad se prueba en ensayos preclínicos si calcitriol es capaz de reducirlas
| 2011-04-01T17:38:00+02:00 h |

Redacción

Madrid

Numerosos estudios observacionales y epidemiológicos sugieren la asociación de la deficiencia de vitamina D con un riesgo elevado de desarrollar diversos tipos de cáncer, especialmente el de colon, mama y próstata. Y, cuando aparece el tumor, la baja presencia de esta vitamina también se asocia a peor pronóstico, ya que aumenta la agresividad cancerígena.

Así lo pusieron de manifiesto expertos mundiales durante el simposio internacional ““Vitamina D y cáncer: promesa o realidad”, organizado por la Fundación Areces en Madrid.

Como explicó Alberto Muñoz, co-organizador del simposio y profesor en el Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols de Madrid, sólo el 10 por ciento de la vitamina D proviene de la dieta y la que no se obtiene a través del sol se debe administrar con alimentos enriquecidos o incluso con suplementos farmacológicos específicos, tanto en adultos como en niños.

Además, se recordó que tanto la que se sintetiza en la piel por acción de la radiación ultravioleta solar, como la que se ingiere en la dieta, carece de actividad biológica. Su sucesiva transformación en el hígado, riñón y diversos epitelios y células del sistema inmune origina la molécula realmente activa, la 1alfa,25-dihidroxivitamina D3 (calcitriol), que es hoy considerada una hormona pleiotrópica con numerosas acciones en diversos órganos y tipos celulares.

Durante la reunión se debatió acerca de los niveles óptimos y, si bien se considera que un nivel mínimo de 20 ng/ml de vitamina D garantiza una buena salud ósea, de cara a prevenir otras patologías en las que sta vitamina está implicada esta cifra se elevaría hasta los 30 ng/ml, según señaló Michael Holick, director de la Unidad de Investigación Clínica en el Centro Médico de la Universidad de Boston (Estados Unidos).

En algunos estudios que está realizando el equipo liderado por Donald Trump, co-organizador del simposio y presidente del Instituto del Cáncer Roswell Park de la Universidad de Búfalo (Nueva York), están comprobando evidencias sobre la agresividad tumoral. Así, como destacó, “el 70 por ciento de los pacientes oncológicos sufren una deficiencia vitamínima asociada a ella”.

Por este motivo, Trump baraja la idea de emplear los análogos de la vitamina D en combinación con quimioterapia o en monoterapia, si bien requeriría una exhaustiva vigilancia debido a la toxicidad. De momento, estudios in vitro han evidenciado que la administración de estos compuestos, como calcitriol, puede disminuir el número de células tumorales.

En la actualidad el equipo de Trump lo está comprobando en ensayos preclínicos.