Premios BiC
ROcío chiva Madrid | miércoles, 01 de abril de 2015 h |

En los últimos diez años, el tratamiento de la psoriasis ha cambiado radicalmente y cada año se presentan nuevos estudios con moléculas que ofrecen cada vez un blanquemiento mayor de la piel y una mejor calidad de vida. Pero no solo aumenta el arsenal terapéutico en psoriasis, sino también en patologías asociadas a ella como la artritis psoriásica (APs), que desarrollan entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes con psoriasis independientemente del grado de la enfermedad. De hecho, Juan Cañete, consultor senior de la Unidad de Artritis del Servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona, destaca que no es necesario tener una psoriasis grave para desarrollar APs, ya que “entre el 60 y el 70 por ciento de estos pacientes tiene una psoriasis leve o moderada”.

Para su tratamiento, está ahora disponible en España ustekinumab (comercializado por Janssen como Stelara), un anticuerpo monoclonal totalmente humanizado que se une a la proteína p40 de las interleuquinas 12 y 23 (IL-12 e IL-23) para inhibir las respuestas Th1 y Th17 y, por tanto, la cascada inflamatoria e incluso la destrucción ósea. Eso sí, a diferencia de lo que ocurre en psoriasis —donde ustekinumab es capaz de revertir el curso de la enfermedad—, “en APS no se recupera el hueso”, ha apuntado Cañete durante la presentación de esta nueva indicación, si bien ha puntualizado Esteban Daudén, jefe del Servicio de Dermatología de La Princesa, en Madrid, “a diferencia de otros fármacos, sí frena el deterioro óseo”.

Indicado tanto en los signos y síntomas de la APs periférica como en los de la APs axial, ustekinumab también ha demostrado ser activo en las dactilitis y en las entesitis tanto en combinación con metotrexato (MTX) como en monoterapia y tanto en pacientes naïve como en pacientes con un fracaso previo a los inhibidores del factor de necrosis tumoral (anti-TNF), tal y como ha explicado Daudén, quien ha apuntado también una mejora en la adherencia terapéutica al ser la vía de administración una inyección subcutánea cada tres meses tras una primera fase con tres inyecciones más seguidas. Al llevar ya utilizándose unos cinco años en psoriasis y existir ensayos de seguridad en APs con pocas diferencias frente a placebo, Daudén no espera problemas con su uso en este sentido.

73º Reunión Anual de la AAD

Al tiempo que se aprobaba una nueva indicación de ustekinumab en nuestro país, durante la 73º Reunión Anual de la Academia Americana de Dermatología (AAD), celebrada en San Francisco, se presentaban datos de comparación de este fármaco con brodalumab, en desarrollo por Amgen, y secukinumab, comercializado por Novartis como Cosentyx. Así, en el primer caso se presentaron datos del ensayo Amagine 3, de comparación de la respuesta PASI 100 en más de 1.800 pacientes con psoriasis en placas de moderada a grave en tratamiento bien con brodalumab, bien con ustekinumab, bien con placebo. En la semana 12, según este estudio, el 36,7 por ciento de los pacientes tratados con 210 miligramos de brodalumab, el 27 por ciento de los tratados con 140 miligramos de brodalumab, el 18,5 por ciento del grupo de ustekinumab y el 0,3 por ciento del grupo con placebo lograron un blanqueamiento total de la piel (PASI 100).

En el segundo caso, de comparación entre secukinumab y ustekinumab, el ensayo en fase IIIb Clear, también presentado en la 73º Reunión Anual de la AAD, demostró que un 79 por ciento de los pacientes en tratamiento con secukinumab, frente a un 57,6 por ciento en tratamiento con ustekinumab, lograban un PASI 90 en la semana 16 (p<0,0001). En cuanto a PASI 100 en la semana 16, Clear señala que secukinumab sigue ofreciendo mejores resultados con un 44,3 por ciento de los pacientes, frente al 28,4 por ciento del brazo en tratamiento con ustekinumab (p<0,0001). Además, se presentaron datos de seguimiento a dos años del fármaco que confirman, explica Pablo de la Cueva, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Infanta Leonor, su “eficacia a largo plazo”. En concreto, según el estudio, en la semana 104, un 71 por ciento de los pacientes estaba en PASI 90, un 44 por ciento en PASI 100 y un 88 por ciento se mantenía en PASI 75. De la Cueva destaca asimismo que “se formaron anticuerpos en un porcentaje muy bajo”, lo que explicaría el mantenimiento de la eficacia.

Entre el 60 y el 70% de los pacientes que desarrollan artritis psoriásica tienen una psoriasis leve o moderada

Amagine 3 y Clear muestran superioridad de brodalumab y secukinumab frente a ustekinumab en psoriasis