Premios BiC
ENTREVISTA

br

C.r. Madrid | viernes, 18 de noviembre de 2011 h |

Pregunta. Un informe de la Cámara de Cuentas de Madrid ha detectado diferencias de precio de hasta el triple en la adquisición de fármacos en dos hospitales de la región. ¿Qué opina?

Respuesta. Desconozco el caso específico del 12 de Octubre y La Paz, así como los condicionantes que motivan esa variabilidad. En términos generales, los precios tienden a converger. La mayoría de los hospitales disponen de sistemas de información para conocer los precios de otros hospitales y tener, por tanto, un punto de referencia, aún considerando que los precios pueden variar en función del volumen de compra.

P. Entonces, ¿no son estas diferencias algo habitual en los hospitales españoles?

R. Lo que estamos viendo por conocimiento a través de las centrales de compras es que existen pequeñas diferencias. El sistema tiene que reducir esa variabilidad y permitir que los medicamentos tengan un precio de adquisición más uniforme.

P. ¿Cómo se puede conseguir?

R. Hay dos estrategias para converger en precios. La primera es la creación de un Observatorio de Precios, ya sea estatal o en términos autonómicos, que diga a qué precio se está adquiriendo en cada hospital y en función de qué volumen. La otra es centralizar por volumen de compras. Ambas estrategias tienen sus luces y sus sombras, pero no son incompatibles. Ambas se deberían desarrollar y deberían implementarse al tiempo.

P. ¿Cree que la descentralización de compras hasta el hospital genera ineficiencias en la adquisición de medicamentos?

R. No, pero sí creo que el sistema tiene que ser transparente y permitir que cada uno rinda cuentas de los resultados y la gestión que está haciendo a través de cualquier procedimiento de adquisición. Lo importante es que se conozcan los datos para que, a partir de ahí, se puedan exigir responsabilidades. Pero, dicho esto, es difícil que cambie la coyuntura y que haya transparencia de precios cuando el ministerio ni siquiera dispone de los datos de consumo.

P. ¿Cómo valora la creación de centrales de compra autonómicas o incluso estatales para los fármacos de uso hospitalario?

R. Hay un principio claro: el de volumen de compra. Tiene como ventaja que permite mejorar la negociación, pero también tiene como inconveniente que estamos en un mercado inestable por la aparición de nuevos fármacos. Un concurso bloquea esta capacidad de flexibilidad al corto plazo. Y a veces también se producen ineficiencias en productos que saldrían más baratos por el procedimiento negociado. Es bueno que haya centrales, pero para fármacos estables en el consumo, con poca posibilidad de modificación a corto plazo, y que se ofrezca autonomía a los centros en el proceso de transparencia de los datos para saber si el proceso de adquisición se gestiona bien o mal.

P. ¿Cómo valora los datos de IMS que cargan sobre los DH que salieron de la farmacia el 32 por ciento del aumento del gasto hospitalario?

R. No dispongo de esos datos, así que desconozco su fiabilidad. Hay que tener cuidado con este tipo de información. Puede ser representativa de todas las comunidades o solo de algunas. Lo que debemos tener claro es que estamos haciendo un trasvase del volumen económico facturado a través de farmacia al facturado a través de hospitales, y yo creo que no hay que verlo como que el sistema está fragmentado en términos económicos, sino como un beneficio neto para el conjunto del sistema.