Premios BiC
GM Barcelona | viernes, 30 de enero de 2015 h |

Un estudio fase III liderado por el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) que tenía como objetivo comparar eribulina (Halaven, de Eisai) con capecitabina (Xeloda, de Roche) en pacientes con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico ha concluido que no hay diferencias significativas entre el uso de los dos fármacos, lo que sitúa a eribulina como un fármaco eficaz como quimioterapia de segunda línea con un solo fármaco.

Este ensayo clínico ha incluido a más de 1.000 pacientes con cáncer de mama previamente tratadas con quimioterapia que incluía un fármaco de la familia de las antraciclinas y un taxano. Las pacientes fueron estratificadas en función de si presentaban expresión de HER2 o no y asignadas aleatoriamente al tratamiento con eribulina o capacitabina. A pesar de que no se cumplió el criterio de valoración coprincipal de mejora de la supervivencia global o de la supervivencia libre de progresión, las pacientes tratadas con eribulina ofrecieron unos resultados con una tendencia numérica algo superior a los de las pacientes tratadas con capecitabina. La mediana de supervivencia global con eribulina fue de 15,9 meses y con capecitabina fue de 14,5 meses. El estado de salud general y la calidad de vida a lo largo del tiempo resultaron similares en ambos grupos. Los efectos secundarios adversos fueron los esperados en ambos casos y sin muchas diferencias entre los fármacos.

Por tanto, con los resultados de este ensayo, eribulina (un inhibidor de la dinámica de los microtúbulos de la familia de las halicondrinas) demuestra su utilidad para esta segunda línea de tratamiento, lo que ha servido para la autorización de comercialización de la Comisión Europea para su uso más temprano en el cáncer de mama avanzado y su aprobación con esta indicación. En España, eribulina está indicada para pacientes con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico que muestran progresión después de un mínimo de dos líneas de tratamiento de quimioterapia para la enfermedad avanzada.

Javier Cortés, responsable del grupo de Cáncer de Mama del VHIO, señala que “eribulina es el primer fármaco usado como agente único quimioterápico que se ha comparado con la capecitabina y demuestra su eficacia y validez”. Y añade que, para el grupo de pacientes con tumores triples negativos, “la eribulina mejora los resultados que ofrecía la capecitabina, pasando a considerarse un tratamiento estándar para estas pacientes”.