ASISTENCIA/ Una guía impulsará la conciliación de la medicación en los centros

br

La mitad de los fallos en conciliación se debe a la falta de comunicación

Los expertos piden que se supere el modelo fragmentado del uso del fármaco

| 2010-05-14T17:18:00+02:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

Una tercera parte de los pacientes que ingresan en el hospital sufre algún tipo de discrepancia en su medicación, según un estudio de la Sociedad Catalana de Farmacia Clínica. Como explicó su presidente, Joan Antoni Schoenenberger, los problemas de comunicación entre los profesionales se cobran el 50 por ciento de los errores de conciliación, y entre el 5 y el 12 por ciento de éstos conducen a eventos adversos a medicamentos en los hospitales.

Con el objetivo de minimizar estas situaciones el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña impulsó varios proyectos en 2008, en el marco de la Alianza para la seguridad de los pacientes. Fruto de uno de ellos, liderado por la citada sociedad, es la recién presentada Guía para la implantación de programas de conciliación médica en los centros sanitarios, que, a falta de “un modelo universal de conciliación”, en palabras de Schoenenberger, facilitará herramientas para que cada hospital pueda construir su estrategia.

Las discrepancias que surgen entre las terapias que el paciente tomaba antes del ingreso y la prescripción hospitalaria tienen varias consecuencias, como la interrupción de una medicación crónica necesaria durante el ingreso o la continuidad de un tratamiento crónico contraindicado durante ese tiempo; la duplicidad terapéutica entre una medicación crónica y otra nueva iniciada en el hospital; o la modificación no justificada de la dosis, la frecuencia o la vía de administración de la medicación.

Junto al ingreso, los traslados intrahospitalarios y el alta son momentos críticos de riesgo de errores, si bien los problemas de impacto en la salud son mayores al alta (un 75 por ciento) que en el momento del ingreso (25 por ciento), según indicó Schoenenberger.

Este experto subrayó la necesidad de superar el proceso fragmentado de uso de la medicación, y un buen ejemplo es la experiencia de conciliación en los ingresos quirúrgicos programados que está llevando a cabo el Hospital de Terrassa (Barcelona). Mediante aplicaciones informáticas para la validación médica de la propuesta de farmacia y la habilitación de un registro de recomendaciones de anestesiología y cirugía, y protocolos de manejo perioperatorio de la medicación crónica, están minimizando los errores sin “incrementar los RR.HH. ni los materiales disponibles”, como matizó Cristina Roure, directora de Farmacia del Consorcio Sanitario de Terrassa.