Cardiología/ Presentación del ‘Primer Informe del registro español de cirugía cardiovascular del adulto’

br

R.C. Madrid | viernes, 07 de junio de 2013 h |

Las tasas de mortalidad por cirugía cardiaca en España son similares a las de países europeos de referencia como Alemania y Gran Bretaña, tal y como se desprende de la publicación del “Primer Informe del registro español de cirugía cardiovascular del adulto”, un estudio observacional elaborado por la Sociedad Española de Cirugía Torácica y Cardiovascular (Sectcv) en el que han participado 14 hospitales de toda la geografía española, de los que se han obtenidos muestras de más de 30.000 procedimientos quirúrgicos.

Una de las conclusiones más importantes del estudio es que “el porcentaje de cirugía coronaria en España es el más bajo de Europa”, asegura Miguel Josa, vicepresidente de la Fundación Cirugía y Corazón y coordinador del Grupo de Calidad de la Sectcv. “Este tipo de intervenciones representa menos del 30 por ciento de todos los procedimientos cardiacos realizados durante el periodo estudiado, entre 2003 y 2011”, asegura Josa. Al otro lado de las estadísticas, la cirugía valvular aislada, que supone actualmente el 36 por ciento del volumen total de cirugía cardiaca, duplicando incluso la media europea.

Un dato a mejorar es el alto riesgo preoperatorio de los pacientes españoles operados de cirugía coronaria, solo superados por los suizos. En cuanto al porqué, si bien los datos del informe no permiten esclarecer del todo las causas al ser de tipo observacional, Josa sugiere que se puede deber a que “los protocolos de referencia en cirugía usados en España son distintos de los de otros países”. Un aspecto, el del elevado riesgo, que no parece afectar, eso sí, a la mortalidad que, como decíamos, se mantiene en cifras similares a las de otros países de la Unión Europea.

El estudio pone también de manifiesto las diferencias entre hombres y mujeres, llegando estas últimas a una intervención cardiovascular de cualquier tipo entre tres y cinco años más tarde que los hombres. Tampoco aquí establece el estudio las causas por las que podría producirse esto, si bien Josa apunta a diferencias biológicas, al probable aumento de la proporción de mujeres en grupos de edad avanzada o incluso a posibles “diferencias en la orientación de la atención cardiológica a mujeres”.

Otro asunto importante es el de las urgencias, ya que el estudio muestra cómo el numero de procedimientos realizados de manera urgente ha aumentado exponecialmente en los últimos cinco años, llegando a representar más de la mitad en 2011. Una circunstancia que repercute de manera directa tanto en el aumento de la mortalidad, al ser operaciones que conllevan un mayor riesgo, como en el aumento de las estancias hospitalarias, ya que son pacientes a los que les cuesta más recuperarse, lo que significa al mismo tiempo un incremento en los gastos.

Y, como asegura Josa que “una información sin proponer cambios de mejora es un recurso poco útil”, además de presentar el informe a la administración sanitaria para que lo valoren, el reto está ahora en incorporar más centros a este informe para convertirlo en una referencia nacional y en profundizar en el tema de las comorbilidades asociadas que suelen presentar este tipo de pacientes.

Con la participación de 14 centros, el Informe ha conseguido analizar más de 30.000 muestras

En los últimos 5 años, las operaciones urgentes se han visto aumentadas de forma exponencial