Almudena Fernández Madrid | viernes, 07 de marzo de 2014 h |

Volvió impresionado del Sáhara, donde estuvo recientemente como voluntario. Ha colaborado también en Nicaragua, Bolivia y Perú durante sus vacaciones, y allí su labor fue más docente que asistencial, algo que define con la famosa frase de “enseñarlos a pescar para que después pesquen ellos”. A Benjamín Abarca en su tiempo libre le gusta caminar, hacer algunos “apaños” de bricolaje y cuidar su invernadero.

Pregunta. Los médicos pedís 10 minutos para ‘entrevistar’ al paciente, ¿puedo pedirte lo mismo a ti?

Respuesta. Sí, claro. Esa es nuestra gran pelea, 10 minutos, pedimos tiempo suficiente. Aunque fue simbólico, yo creo que su significado caló profundamente. Lo que queríamos es que a cada paciente se le dedicase el tiempo necesario.

P. Hablando de minutos, Empleo no tardó ni uno en tirar por tierra horas de reuniones en relación con la IT…

R. Sí, esa es una espina que tenemos clavada. Creímos que teníamos casi cerrado el tema, había un consenso y una línea de trabajo. Desgraciadamente, parece que se truncó. De momento estamos a la espera de nuevas conversaciones, pero la cuestión está parada.

P. Como experto en bricolaje, ¿crees que será posible limar aristas?

R. Yo creo que sí, porque lo que solicitamos parece de cajón. Es un tema de muy largo recorrido, venimos pidiendo cosas tan sencillas como adecuar el proceso al trámite administrativo, sobre todo si sabes que ese paciente estará un tiempo de baja y no hay necesidad de marearlo con el dichoso papelito.

P. En tu invernadero el tiempo es decisión tuya, ¿le dedicas más de 10 minutos?

R. A veces los tengo, y desde luego el invernadero necesita esos más de 10 minutos; es mi forma de relajarme. Tengo la suerte de vivir a las afueras de mi ciudad y lo tengo allí. Me encanta ver crecer las plantas, es una verdadera satisfacción cuando tú las has plantado, visto crecer y dar el fruto.

P. ¿Qué plantarías de él en la AP?

R. Mucha ilusión, aunque a veces dé pocos resultados. Es lo que me pasa en el invernadero, que le pongo mucha ilusión y a veces los resultados no son tan buenos. En Primaria llevamos tiempo peleando porque sea el eje del sistema, pero la realidad, que suele ser bastante terca, no parece que vaya por ese lado.

P. ¿Ahí el que es ‘paciente’ eres tú?

R. La verdad es que no soy muy paciente, soy bastante hiperactivo, pero sí, en el invernadero me olvido del tiempo, me relaja mucho y me viene muy bien dada mi forma de ser.

P. ¿Has aprendido algo entre plásticos que apliques en la consulta?

R. Que cada cosa necesita unos cuidados diferentes, no es lo mismo una planta que otra, al igual que no es lo mismo un paciente que otro. Al final es aplicarle cariño y los cuidados necesarios a cada planta y a cada persona.

P. ¿Aislarías en uno a la MFyC de los recortes del exterior?

R. Ojalá pudiéramos ponerla en un sitio en el que no sólo estuviese aislada de los recortes, sino que creciese más, en el lugar que precisa nuestro sistema, yo creo que ese sería el gran objetivo.

P. Os riegan mucho los oídos, pero con eso no vale, ¿no?

R. Si en épocas de vacas gordas no se hizo lo que tenía que hacerse, ahora, en épocas difíciles, la Primaria no sólo pierde como todo el mundo, sino que comparativamente pierde más, eso es cuanto menos paradójico.

P. Tú que sabes de la importancia de sembrar para recoger, ¿falta echarle semillas a la AP?

R. Yo creo que el ministerio y las comunidades han sembrado poco en la AP, a pesar de que seguramente crean que han sembrado mucho, pero los resultados son los que son, y pienso que la solución está justamente en sembrar en ella, porque hay múltiples evidencias de que una Primaria fuerte ayuda a la sostenibilidad del sistema.

P. Eres también aficionado a las caminatas, ¿crees que en Sanidad se están dando pasos atrás?

R. Las caminatas me encantan, tengo dos perros maravillosos con los que salgo a caminar siempre que puedo, pero la Sanidad efectivamente en los últimos tiempos ha dado pasos atrás y se nota. Yo espero que ya no pase más y empecemos a darlos de nuevo hacia adelante.

P. Superadas sus diferencias, las tres sociedades de AP van ahora de la mano, ¿es así más llevadero el camino?

R. Sin duda, la fortaleza aumenta si hay unión de intereses, y las tres defendemos los mismos. Estamos en un camino en el que hemos conseguido anteponer la profesión. Este sendero se ha empezado a andar, seguramente tenga un recorrido y veremos lo que da de sí.

¿Necesita el salario de los médicos que lo rieguen? Sin duda, pero con un riego más activo, sin ser café para todos.

¿’Abarca’ demasiado la AP? No, en absoluto, tiene que ser el coordinador del sistema.

¿Se ha hecho largo el sendero de la ECOE? Demasiado largo, pero por fin parece que se ve la luz al final del túnel.

¿Con quién compartirías cantimplora? Con mucha gente, pero fundamentalmente con mis amigos, que los tengo, y buenos.