Prueba/ Un test genómico español ayudará a decidir qué pacientes pueden ser excluidas

br

REDACCIÓN Madrid | viernes, 23 de noviembre de 2012 h |

Una prueba genómica de patente nacional puede ayudar a los oncólogos a decidir qué pacientes con cáncer de mama deben ser sometidas a sesiones de quimioterapia, excluyendo a las que tienen buen pronóstico y un riesgo bajo de recaída, un avance que evitará sufrimientos innecesarios y ahorrará costes a los centros sanitarios.

Según estos marcadores identificados por un equipo del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz de Madrid (Idipaz) y publicados por las revistas científicas PLOS One y BMC Cancer, el uso de la quimioterapia puede reducirse hasta un 30 por ciento gracias a un test que analiza los genes que expresa el tumor, pues los datos del estudio indican que sólo entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres a las que se les ha extirpado un tumor mamario mejoran con la aplicación de esta terapia.

Esta investigación forma parte de una línea de trabajo del Idipaz que busca definir qué pacientes tienen más posibilidades de beneficiarse de los tratamientos disponibles, es decir, avanzar en la medicina personalizada del cáncer de forma que las operadas reciban una recomendación fiable sobre si deben recibir quimioterapia y, en caso afirmativo, de qué tipo para conseguir la máxima eficacia con el menor coste en términos de efectos secundarios y gasto económico.

Teniendo en cuenta sus ventajas, entre las que destacan el ahorro y la posibilidad de que sea realizado en cada centro hospitalario, este test podría competir con los que se utilizan en la actualidad, dos pruebas génicas con patente norteamericana y holandesa que ya están en el mercado —con un precio de comercialización que oscila en torno a los 3.000 euros— y que la Comunidad de Madrid, donde se diagnostican más de 2.000 nuevos casos de cáncer de mama al año, ha incorporado a sus centros de la red pública de salud.