Premios BiC 2020
A. L. S. Madrid | viernes, 26 de febrero de 2016 h |

La mHealth tiene aún un largo recorrido. Según datos de la Federación Internacional de Diabetes (IDF), este mercado será de 5.700 millones en 2017, frente al billón de euros que suponen los costes sanitarios en Europa.

Estas fueron algunas de las cifras que puso sobre la mesa Lars Kalfhaus, director general y presidente de Roche Diabetes Care Spain y de Emminens Healthcare Services, durante su conferencia en el marco del Mobile World Congress 2016. “Cambiar la gestión de los recursos pasando del modelo actual, basado en el pago por enfermedad y tratamiento, a un modelo que apuesta por la salud y la prevención de complicaciones reduciría a la mitad los costes para el sistema sanitario”, señaló. Unos costes que se pueden medir. Según el informe Emminens sobre el impacto de la eSalud en la Atención al Paciente Crónico, en España la atención personalizada a través de plataformas tecnológicas permitiría reducir el coste del tratamiento hasta un 12 por ciento, lo que a nivel europeo en el caso de la diabetes supondría un ahorro de 5,7 millones de euros en costes directos.

Asimismo, Kalfhaus hizo referencia al ejemplo de EE.UU. donde Medicare ha decidido transformar su sistema de pagos a los proveedores y pasar de un sistema de pago por intervención a un sistema de pago por prevención de complicaciones y por valor y resultados. “Transformando este modelo de pago quieren ahorrar a través de las soluciones digitales, que apoyan este cambio, hasta un 50 billones de dólares”, sostiene.

Pero, ¿cómo estamos en España? A juicio del experto, a niveles similares que el resto de países europeos, con la ventaja de que nuestro país cuenta con “una alta informatización de los hospitales y los centros de atención primaria, cosa que no existe en otros países europeos”, por lo que el SNS está en “una situación privilegiada como punto de partida” para poder desarrollar este tipo de iniciativas y soluciones.

Respecto a las principales barreras para el avance, el experto señala la complejidad de la estructura de los sistemas sanitarios, ya que se requiere de conexión entre diferentes sistemas e interoperabilidad, y los altos niveles requeridos de seguridad de datos y análisis, además de que hay que buscar fórmulas de financiación.

Respecto a la necesidad de que estas herramientas se introduzcan en las estrategias de atención a pacientes crónicos que se están desarrollando en los diferentes servicios autonómicos de salud, Kalfhaus, indicó que son vehículos importantes para ponerlas en marcha, ya que estos planes requieren de un catalizador tecnológico para que puedan de verdad ser implementados en el día a día de los pacientes y en las estructuras de los sistemas sanitarios.

De este modo, parte del camino ya está hecho, de hecho, en el caso de la diabetes, los datos que se están generando son mediante dispositivos médicos que el sistema ya está financiando. El reto, por tanto, es tener el acceso a estos datos y herramientas potentes de análisis para que aporten todo lo que pueden a la optimización de la terapia y así ayudar a los profesionales sanitarios a detectar patrones relevantes de enfermedad en poco tiempo y darles más margen en la consulta con los pacientes.