Laboral/ El Foro de la Profesión denuncia el modo en que se están produciendo los ceses

br

J.P.R. / C.l. / A.F Madrid | viernes, 17 de mayo de 2013 h |

Ni País Vasco ni Extremadura han aplicado la jubilación forzosa para los médicos. El resto de las comunidades autónomas se encuentra inmerso en un proceso de renovación con un redimensionamiento a la baja de sus plantillas. Esta reestructuración llega en un momento más que comprometido para el Sistema Nacional de Salud, cuestionado por su eficiencia y afectado por las políticas de recorte del déficit público derivadas de la crisis económica.

Las 455 jubilaciones anunciadas en la región madrileña a principios de mayo han puesto de manifiesto una situación que se viene produciendo en la inmensa mayoría de las comunidades autónomas desde 2004. “Andalucía y Cataluña fueron las pioneras en 2004 al imponer la jubilación forzosa en los 65 años, en una semana, y sin tener elaborado un plan de recursos humanos previo”, explica Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral del sindicato CESM.

Según las previsiones en los próximos 15 años se producirán cerca de 44.000 jubilaciones. En la actualidad, el 37 por ciento de los médicos españoles supera los 50 años. Sólo hasta 2025 se jubilará a la mitad del colectivo. Si las comunidades mantienen este ritmo hasta 2040, esta reducción de la fuerza laboral provocará que el número de médicos por habitante descienda por debajo de la media europea. “Sin una reposición adecuada puede ser el talón de Aquiles de la Sanidad”, añade Bartolomé, que teme que se esté produciendo un expediente de regulación de empleo (ERE) encubierto en los servicios sanitarios autonómicos.

Ante el riesgo de que la merma de las plantillas médicas pueda generar problemas asistenciales en los próximos años, CESM viene reclamando desde hace años un plan nacional de jubilación flexible, que “podría garantizar seguir disponiendo de unos recursos humanos de gran valor, por lo que aportan tanto en conocimientos como en experiencia”, subraya la secretaria de Salud Laboral del sindicato.

El goteo autonómico

Sólo en Madrid hasta entre 2008 y 2017 entre 4.991 y 6.591 médicos quedarán fuera del sistema, prácticamente una tercera parte de la plantilla actual que asciende a unos 15.500 especialistas. En Cataluña, el 35 por ciento supera ya los 50 años y se prevé que puedan finalizar su contrato 1.309 médicos hasta 2015. Por su parte, en Andalucía desde 2000, la media de profesionales jubilados asciende a 150 por año. Entre 2015 y 2025 un 35 por ciento del colectivo deberá retirarse en esta comunidad autónoma.

El Foro de la Profesión denunció la semana pasada el alto número de jubilaciones que se está produciendo en el SNS. Su portavoz, Francisco Miralles, calificó de “indignante” el modo en que se están anunciando los procedimientos a profesionales “de tanta valía y con el gran servicio prestado a lo largo de su trayectoria profesional destinado a la ciudadanía y al sistema sanitario”.

El presidente del Colegio de Médicos de Castilla y León, Antonio Pérez Rodríguez, lamenta que existan “servicios donde se ha prescindido de gente que estaba haciendo labores de manera individual y aportaban al colectivo una función que ahora es necesario cubrir”. En esta comunidad, 85 médicos, que habían cumplido 65 años y otros que habían sido renovados en su puesto hasta cumplir los 72 años, han sido jubilados. Las cifras podría ascender a 285 ceses por edad sólo durante este año, según las estadísticas de CESM.

Comunidades como Murcia llevan aplicando esta política en forma de goteo. En los dos últimos años, la región ha jubilado forzosamente a más de 300 médicos, según los cálculos de la presidenta del Colegio de Médicos de esta comunidad, Isabel Montoya. “Parece poco razonable que se corten las expectativas de trabajo a los profesionales que tenían capacidad para seguir, sobre todo cuando caminamos hacia directrices europeas que hablan de jubilar a los 67 años”, mantiene. Montoya critica que se trata de un tema presupuestario, donde se quita de un sector para mandarlo a otro, “en este caso, no importa si se descabezan servicios”, una sensación que preocupa a la mayoría de los colegios y de los sindicatos. La preocupación es creciente ya que sospechan que no se están cumpliendo los cupos del 10 por ciento.

Tribunales en Canarias

En otras regiones como Canarias, la situación ha llegado a los tribunales. Profesionales que habían logrado una prórroga para continuar en su puesto de trabajo hasta los 70 años se han visto obligados a abandonar sus puestos de trabajo junto a sus compañeros de 65 años, según han explicado los presidentes de los colegios de médicos de Tenerife y las Palmas, Rodrigo Martín y Pedro Cabrera, respectivamente. Durante los próximos cuatro años la sanidad canaria jubilará de manera forzosa a unos 400 facultativos, cuya media de antigüedad ronda los 40 años.

Muchos de estos profesionales han acudido a la justicia y “algunos ya han ganado en los tribunales” de forma cautelar, ya que, al tener concedida la prórroga, se consideraría despido improcedente, según explica Cabrera.

Esta situación ha afectado de manera especial a los servicios de pediatría, donde 44 plazas se han debido cubrir con médicos de familia ante la falta de pediatras, según denuncia Rodrigo Martín.

Sin embargo, fuentes de la consejería aseguran que sólo se ha jubilado a 119 médicos —18 jubilaciones a los 65 años, una jubilación voluntaria y 100 de médicos que habían prorrogado— y, hasta el momento, se han cubierto ya 68 de esas plazas.

El Colegio de Médicos de Aragón trata de mantener el diálogo abierto con Sanidad para intentar que la renovación se haga de forma ordenada. Según el estudio de necesidades anexo al Plan de Recursos Humanos, la consejería podría jubilar en 2013 a 88 médicos, entre los que cumplen 65 años y los que tenían concedida una prórroga. En los próximos cinco años, los ceses por edad podrían afectar al 11 por ciento de la plantilla. “La consejería nos ha manifestado que puede haber plantillas en las cuales haya una reposición del 100 por ciento con arreglo a las jubilaciones y en otras plantillas haya menos necesidades de reposición”, señala Concepción Ferrer, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza.

El Gobierno de Aragón ha establecido un mes de plazo para que los médicos mayores de 65 años puedan continuar en su puesto, pero el Ejecutivo regional no ha manifestado aún el porcentaje de profesionales que podrá mantener su empleo.