| viernes, 30 de octubre de 2015 h |

El Gobierno de la Comunidad de Madrid prevé dotar a la Consejería de Sanidad con 7.446,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,15 por ciento con respecto a 2015. Así consta en el proyecto de ley de presupuestos que la presidenta, Cristina Cifuentes, presentó la semana pasada.

Durante su intervención, Cifuentes destacó la importancia de esta partida, la más amplia del presupuesto regional. En concreto, las políticas de salud suponen un 41,6 por ciento de la cifra global.

El proyecto deberá pasar ahora por la Asamblea de Madrid donde se someterá a las enmiendas y a la votación de los grupos parlamentarios. La situación ha cambiado con respecto a pasadas legislaturas, cuando el Partido Popular gobernaba con mayoría absoluta. Tras las últimas elecciones de mayo lo hace con el apoyo de Ciudadanos que dio el sí a la investidura de Cifuentes tras la firma de un acuerdo entre ambas formaciones. La presidenta regional señaló que su Gobierno realizará un “un especial esfuerzo inversor”, con el objetivo prioritario de “impulsar las reformas de las infraestructuras que lo requieran, así como mejorar y sustituir el equipamiento médico de los centros”.

Uno de los puntos de ese pacto hacía referencia a la potenciación de la atención primaria. En concreto, se proponía incrementar su presupuesto en 30 millones de euros de manera anual durante los cuatro años de la legislatura. La propuesta de Cifuentes incluye 90,5 millones de euros más para la llamada puerta de entrada del sistema sanitario. El área de primaria contará con 1.855,17 millones de euros, lo que significa un incremento del 5,1 por ciento con respecto a este año.

La mayor dotación se dirige a la atención hospitalaria con 4.924,5 millones de euros. Esta cantidad representa un crecimiento de casi el uno por ciento, a pesar de que el gasto material sanitario y productos farmacéuticos se reducirá un 0,7 por ciento, si se excluyen los medicamentos de alto impacto. La consejería prevé destinar a este tipo de fármacos —entre los que se incluyen los antivirales contra la hepatitis C— 59,2 millones, más del doble de los presupuestado en 2015, para el que se previó un gasto de 25,1 millones.

Gasto en recursos humanos

El presupuesto destinado a las retribuciones de los 68.417 trabajadores que integran la Consejería de Sanidad y el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) ascenderá a 3.025 millones de euros, lo que supone un 1,72 por ciento más. En estos dos últimos años, el Sermas ha lanzado dos ofertas públicas de empleo (OPE). La primera ascendió a 3.571 plazas y la segunda a 575. En 2015, completó además el paso de 5.000 trabajadores eventuales a interinos con el fin de dar más estabilidad a la plantilla.

La Comunidad prevé también aumentar los fondos destinados a la formación de los profesionales sanitarios. Ascenderá a 201,83 millones de euros, lo que implica un aumento del 1,3 por ciento. Por su parte planificación, investigación y formación crecerá un 2,5 por ciento.

Una de las áreas que más incrementos ha registrado es Salud Pública, que contará con 75,5 millones de euros, un 28,1 por ciento más que este año. Este avance se debe principalmente al mayor gasto en el calendario de vacunaciones que se situará 45,3 millones de euros, lo que representa un incremento del 54 por ciento con respecto a este año.

No sufrirá cambios la asignación destinada al plan integral para la reducción de las listas de espera, que se mantiene en 46,5 millones de euros, la misma cantidad del año pasado.

4.924
Millones de euros

ha destinado la Consejería de Sanidad a la atención hospitalaria, lo que supone un incremento del 0,9 por ciento con respecto a este año. Solo esta partida representa un 66 por ciento del presupuesto previsto para el departamento que dirige Jesús Sánchez Martos. Atención primaria ha registrado un incremento mayor. Su asignación ha crecido un 5,1 por ciento, hasta situarse en 1.855 millones de euros. Precisamente la potenciación de primaria era uno de los puntos del acuerdo PP-Ciudadanos.

3.025
Millones de euros

es el gasto que ha previsto la Consejería de Sanidad para recursos humanos en 2016. Esta cantidad representa un incremento del 1,72 por ciento con respecto a este ejercicio. La Comunidad de Madrid también contempla el aumento del gasto destinado a la formación de los profesionales sanitarios, que ascenderá a 201,83 millones de euros, un 1,3 por ciento más. Las partidas dedicadas a planificación, investigación y formación también se verán incrementadas un 2,5 por ciento.