J.P.R. Madrid | martes, 09 de septiembre de 2014 h |

El Partido Popular volvió a enfrentarse al resto de los grupos parlamentarios por causa del copago. Los populares rechazaron la proposición de ley presentada por el Grupo Socialista para la eliminación de esta medida. El portavoz sanitario del PP en el Congreso de los Diputados, Rubén Moreno, descartó que se hayan producido efectos sobre los pacientes. “Los parados de larga duración sin derecho al subsidio por desempleo pagaban el 40 por ciento, ahora no pagan”.

La inclusión de los pensionistas en el copago es otro de los puntos que más polémica ha levantado. Moreno defendió en este sentido que si un trabajador con un salario de 900 euros, también debería estar incluido un jubilado con una renta superior a los 2.000 euros mensuales.

Moreno reiteró que esta medida es una “cuestión de equidad” y destacó “el efecto racionalizados de un bien en el que la sensación de gratuidad puede provocar un uso ineficiente”.

El portavoz socialista de Sanidad en el Congreso de los Diputados, José Martinez Olmos, acusó al ministerio de Sanidad de acumular un “déficit de 20.000 millones de euros en dos años y medio” de legislatura e insistió en que el verdadero problema es la financiación. “Ni siquiera con sus medidas de ahorro han podido restituir el desequilibrio”, añadió.

Recientemente, Olmos explicó en declaraciones a GM que el PSOE propondrá en su reforma constitucional que la financiación sanitaria no pueda ser inferior al 6,5 por ciento del PIB.

La portavoz de Sanidad el Grupo Catalán, Conxita Tarruella, coincidió con el diputado socialista en el problema de la infrafinanciación. “Es importante garantizar la financiación sanitaria y de las comunidades autónomas”.

La propuesta de eliminación de los copagos recibió el apoyo del resto de los grupos parlamentarios. En sus alocuciones subrayaron la necesidad no sólo de eliminar eta medida sino de derogar el Real Decreto 16/2012.

El diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, lamentó el efecto del copago en los pacientes crónicos polimedicados y en las rentas más bajas. “Ha provocado la falta de seguimiento y la cronificación de las enfermedades”.