Almudena Fernández Madrid | viernes, 08 de enero de 2016 h |

El paracetamol efervescente “produce un aumento significativo y relevante de la presión arterial ambulatoria”, tal y como se desprende de un ensayo clínico multicéntrico, realizado en centros de Atención Primaria de Cataluña y País Vasco, del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (Idiap Jordi Gol).

Esta investigación se realizó sobre 49 pacientes hipertensos, mayores de 18 años y con una presión arterial ambulatoria de 24 horas < 140 y 90 mmHg, y con tratamiento antihipertensivo estable. Además, se excluyeron a lo largo del estudio las personas con consumo de antiinflamatorios o de otras sustancias que aumentan la presión arterial.

Mencia Benítez, investigadora principal de este proyecto, explicó a GM que, según los primeros resultados de la investigación, los pacientes que habían tomado paracetamol efervescente “tenían una presión arterial sistólica media cuatro milímetros más elevada” respecto al inicio del estudio durante 24 horas, mientras que los pacientes que habían tomado paracetamol no efervescente no mostraron cambios en su presión arterial entre el inicio y el final de la investigación.

En concreto, se detectó un ligero aumento en la presión arterial sistólica durante el periodo de vigilia y también que ésta es algo más elevada en el periodo de sueño, aunque en este último caso la diferencia no es estadísticamente significativa.

Benítez detalló que este estudio está todavía pendiente de publicación y falta terminar de analizar las variables secundarias, tales como la influencia que tiene en el control de la presión arterial, en el porcentaje de pacientes que se pueden considerar bien controlados, también en las cifras de tensión en consulta y en las presiones arteriales diastólicas.