REDACCIÓN Madrid Desde su puesta en marcha en 2008 el proyecto de Desarrollo Profesional Continuo para profesionales de primaria (DPC-AP) de Semergen, 3.800 médicos están implementando una o más competencias, teniendo en cuenta que el número de los inscritos que aún no han comenzado su propio proceso supera los 5.000. Para José Luis Garavís, vicepresidente tercero y responsable del área de Formación e Investigación de la sociedad, este es el mejor aval del éxito de difusión e implantación que ha tenido una iniciativa que, un año más, se integrará en el Congreso Virtual, de forma que los créditos adjudicados a dichas actividades se reflejarán de forma automática en las competencias correspondientes. Los aspectos fundamentales de este y de la certificación de competencias profesionales —que corresponde a las sociedades científicas— así como del grado de avance del profesional —que forma parte de la Validación Periódica de la Colegiación que va a instaurar la Organización Médica Colegial (OMC) con carácter voluntario— se abordarán desde diferentes ángulos durante una de las mesas fundamentales del Congreso que contará con la participación de todos los implicados, incluido el Ministerio de Sanidad. Adaptación al Grado La adaptación del DPC a los estudios de Grado, teniendo en cuenta que se concibe como una metodología de trabajo que favorece la progresión hacia la excelencia en todos los ámbitos profesionales, también será debatida en el encuentro pues, como explica Ignacio Cantero, vicesecretario y coordinador del proyecto DPC-AP de Semergen, los alumnos de Medicina podrán evolucionar mediante procesos de adquisición y evaluación de las competencias, lo que podría denominarse “Desarrollo Académico Continuo”. Para ello habría que adaptar e incorporar las herramientas evaluativas en las diferentes áreas de capacitación con una mayor carga de ellas en los últimos cursos. Lo que supondrá para el futuro de la enseñanza de la primaria el proyecto de troncalidad será otro de los temas a tratar pese a que actualmente el decreto se encuentra en “vía muerta” porque el gran número de alegaciones recibidas por el ministerio ha imposibilitado ponerlas en consideración antes de las elecciones generales del 20-N, según Garavís. Así, el próximo gobierno será el que decida si sigue adelante con esta reforma de la formación especializada para lo que, en su opinión, debería establecer un diálogo social que implique a todos los actores. En cuanto a la actividad investigadora en este nivel, el responsable de esta área alude al parón ocasionado por la crisis que ha retrasado la puesta en marcha de proyectos como la Red Semergen —que tenía previsto comenzar con un trabajo multicéntrico—, que no despegará hasta que no se ponga en marcha el Instituto de Investigación de esta sociedad —pendiente de aprobación— a lo que se añade el retraso en la creación de la Agencia Estatal de Investigación, aunque parece que será “inminente”. Además, según Garavís, las pocas acciones puestas en marcha están dando marcha atrás por falta de recursos. | viernes, 28 de octubre de 2011 h |