C.M.L. Madrid | viernes, 06 de noviembre de 2015 h |

La resolución de procesos mediante microgestión ha llevado a la implantación de técnicas para detectar y eliminar las causas responsables de los fallos y problemas en la práctica diaria. Un ejemplo de ello es la metodología Lean Seis Sigma, en la que el Hospital Universitario La Fe de Valencia tiene una amplia experiencia.

Este sistema permite reducir casi a la mitad el número de errores y fallos en los diferentes ámbitos, consiguiendo, en paralelo, un ahorro importante.

Este proceso es la combinación mejorada de dos metodologías científicas llamadas Lean y Six Sigma que, de forma separada, buscan la maximización de la productividad y de la calidad. Además, este método, como explica la jefe de sección del servicio de Farmacia Hospitalaria de la Fe de Valencia, Isabel Font, no sólo se orienta a reducir costes, sino también a maximizar la eficiencia en los procesos y, por lo tanto, a que el servicio y los profesionales que lo implementen aseguren nuevas estrategias asistenciales en beneficio de los pacientes. De hecho, como explica Font, en algunos casos se ha conseguido un ahorro de 80.000 euros en solo cuatro meses.

Sin embargo, para llegar a los resultados, primero hay que pasar por cuatro pilares fundamentales en los que se tiene que desarrollar esta metodología. En primer lugar, requiere del apoyo de los jefes y directores de unidades para que a la hora de incoporar nuevos proyectos exista un respaldo real. Además, los equipos de trabajo deben ser parte activa de la metodología, así como los propios clientes. Asimismo, Font insiste en que para incorporar este método el problema tiene que estar enfocado a la búsqueda de soluciones, por lo que hay que elegir de manera correcta dónde se quiere implementar. Y por último, hay que cuantificar de antemano el impacto que tendrá.

Así, esta fórmula es clave en la microgestión de procesos y optimiza todo el procedimiento para crear valor en el cliente, por ello, también se encarga de disminuir las tareas que generan “desperdicio”.

Experiencias

La metodología que desarrolla La Fe desde el servicio de farmacia hospitalaria está centrada tanto en la reducción de los tiempos de demora de la provisión de medicamentos o su preparación; como en la reducción de la fatiga de las alertas electrónicas en la prescripción de medicamentos; la mejora de las solicitudes de las fórmulas magistrales; y la reducción de los papeles de medicación urgente.