PATOLOGÍA MEDIOAMBIENTAL/ Primer congreso sobre enfermedades y entorno

br

Apuestan por el papel que ejercen los factores físicos y químicos en las enfermedades y defienden una clasificación de fármacos bajo criterios medioambientales
| 2009-10-18T18:09:00+02:00 h |

Redacción

Barcelona

El concepto de patologías medioambientales no es nuevo, lleva en estudio más de una década, pero ha ido cobrando fuerza a medida que se ha disparado la prevalencia de ciertas enfermedades en los últimos tiempos. Tanto es así que se acaba de celebrar en Rouen (Francia) el primer Congreso Europeo de Patologías Medioambientales.

Las patologías alérgicas, entre las que figuran la bronquiolitis, las enfermedades respiratorias y el asma, afectan en la actualidad a más del 25 por ciento de la población europea y las previsiones apuntan a que esta cifra se doblará en los próximos 20 años.

La cantidad de espermatozoides ha decrecido un 50 por ciento en el último medio siglo. Son algunos datos ofrecidos por Joël Spiroux, médico de familia que participó en el congreso, que invitan a reflexionar sobre el papel del entorno en estos aumentos de prevalencia. Así, señaló que en Francia el cáncer se ha convertido en la primera causa de muerte en el año 2008, una enfermedad que hoy afecta a más del doble de la población que hace 20 años en este país.

En este sentido, Spiroux explicó que debería existir una correlación entre la salud medioambiental y las demás especialidades médicas, pues la primera influye en todas ellas.

Para él, durante el siglo XX no se prestó atención a los factores exógenos, sólo al avance científico. “Las mejoras desde los años sesenta ha traído de la mano algunas patologías, como la obesidad ligada a la sobrealimentación, o el estrés y la depresión que genera el entorno social”.

Así, recordó que cuando se conoce el origen de una enfermedad siempre se “adjudica” a la genética, dejando a un lado otras posibles causas como las medioambientales. No obstante, algunos estudios comienzan a apuntar que algunos insecticidas podría impactar sobre la aparición de la diabetes tipo 1.

“La gran dificultad es que los factores patógenos, físicos y químicos se pueden combinar, se almacenarán y sólo revelan su efecto en el corto, mediano o largo plazo. Debido a este cóctel, es difícil encontrar un agente causal único”, declaró. Además, pidió más investigación. “No se toman muestras de ningún paciente con un cáncer o una malformación neonatal en busca de toxinas. Esta actitud sorprende si tenemos en cuenta que la disminución de 50 por ciento de la biodiversidad mundial se atribuye a agentes químicos y las causas ambientales”.

Clasificación de fármacos

El consumo de fármacos en todo el mundo está en aumento, algo que conlleva una mayor liberación de residuos farmacéuticos en las instalaciones de tratamiento de aguas residuales, y una mayor carga para el medio ambiente si no se realiza un adecuado control.

Por ello, el doctor Ake Wennmalm, director medioambiental del County Council de Estocolmo, habló sobre un sistema clasificatorio de fármacos instaurado en Suecia. Defiende que las decisiones de gestión más respetuosas con el medio ambiente pasarían por tres niveles de actuación: la industria farmacéutica en el proceso de desarrollo de nuevos medicamentos, el médico a la hora de prescribir, y el paciente al comprar y consumir.

Los datos que se solicitaron en Estocolmo durante los años 2003 y 2004 eran la persistencia, el potencial de bioacumulación y de la ecotoxicidad de los productos farmacéuticos, a partir de los que se realizó una escala. Y desde 2005 se incluyó la evaluación del riesgo, basada en la concentración ambiental prevista. “Hasta la fecha, el 50 por ciento de las sustancias farmacéuticas en el mercado sueco, que suponen un 70 por ciento de las ventas, han sido clasificadas bajo criterios medioambientales, y se espera que en 2010 lo estén todas”, concluyó.