Premios BiC
Gaceta Médica Madrid | lunes, 20 de abril de 2015 h |

El Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona ha sido el primer centro que, utilizando la cirugía virtual asistida por ordenador y navegación intraoperatoria o Computed Assisted Surgery (CAS), ha reconstruido la mandíbula de un paciente trasplantándole cresta ilíaca de la pelvis, una intervención que realizó ahora hace un año. El tiempo transcurrido ha servido para descartar complicaciones.

La principal ventaja de esta técnica es la disminución del tiempo intraoperatorio, puesto que los movimientos quirúrgicos se realizan previamente en un ordenador y el cirujano sabe exactamente cómo y dónde tiene que intervenir gracias a la asistencia de la navegación y las férulas o guías de corte. Por lo tanto, hay también una disminución de los costes y de la duración del ingreso hospitalario.

La técnica se divide en cuatro etapas. Primero la preoperatoria, en la cual se realiza la planificación quirúrgica y la cirugía virtual en 3D. En segundo lugar, la fase del laboratorio, donde se diseñan las guías de corte y las férulas de posicionamiento de los diferentes fragmentos que serán utilizados durante la cirugía. En tercer lugar, el quirófano, donde se usa la navegación intraoperatoria. Finalmente, en el postoperatorio se controla la calidad de la cirugía contrastándola con la cirugía planificada.

Es muy importante el tiempo entre la obtención de las imágenes y la cirugía, que no tiene que ser superior a 20 días, dado que la patología tumoral, que es la principal enfermedad para el uso de esta técnica, es un proceso expansivo y la planificación con demasiada antelación puede dar lugar a una resección más pequeña de la necesaria. Además, se requiere una valoración meticulosa de los tejidos blandos.

El Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona ha intervenido, desde el mes de marzo del 2012, 45 pacientes con esta técnica.