GM Madrid | viernes, 02 de octubre de 2015 h |

El Hospital Universitario de Móstoles, en Madrid, ha renovado su Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). El objetivo de las obras, que han durado aproximadamente dos meses, ha sido fundamentalmente la mejora de las infraestructuras y la priorización de aspectos de seguridad y comodidad para los pacientes.

Los cambios en la Unidad, que cuenta con 720 metros cuadrados y 12 camas en boxes individuales, ya se aprecian desde el exterior, ya que se han cambiado las puertas antiguas por unas nuevas de apertura por pulsador y control de vídeo.

Ya en el interior, se ha mejorado la extracción de aire de la climatización de los 12 boxes individuales de la UCI y se han realizado también cuatro boxes de presión negativa para aislamiento. Además, se ha renovado el cierre hermético de las ventanas de la Unidad.

Asimismo, se ha reparado el suelo y se ha instalado una nueva iluminación doble en cada uno de los boxes. También se ha dotado la Unidad con una nueva central digital de gases medicinales y se ha mejorado la red informática.

El quirofano en el que se realizan los implantes de marcapasos también ha sufrido obras para su mejora, así como todos los almacenes de aparatos, medicamentos, productos sanitarios y residuos, que han sido totalmente renovados.

Actividad de la Unidad

En esta Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Móstoles trabajan 63 profesionales —ocho médicos, cuatro residentes, 29 enfermeras, 20 auxiliares de enfermería, un auxiliar administrativo y personal de limpieza— y, en 2014, se produjeron un total de 2.722 estancias de pacientes críticos con patología médica, quirúrgica y coronaria.