Ajustes

br

| viernes, 22 de febrero de 2013 h |

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha acordado establecer unas unidades de control financiero, tuteladas por la Intervención General, para controlar mensualmente la ejecución presupuestaria de los centros sanitarios y así poder analizar las desviaciones que se produzcan, ya que las unidades de control ayudarán a los gerentes y a los jefes de servicio a saber en todo momento si van cumpliendo con el objetivo establecido. Así lo explicó el consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno, Salvador Victoria, quién destacó también que el objetivo último de este decreto es contribuir a la consecución de la estabilidad presupuestaria sin ocasionar menoscabo de la prestación de los servicios públicos. Se trata de un decreto, elevado conjuntamente por los consejeros de Economía y Hacienda y de Sanidad, para intensificar el control del gasto. En definitiva, el texto pretende garantizar la racionalidad en el gasto. Además, las unidades de control financiero tendrán acceso a todos los sistemas de información de los centros y podrán solicitar cuanta información sea necesaria para el cumplimiento de sus funciones. Cada mes remitirán también información al Servicio Madrileño de Salud sobre las actuaciones realizadas, así como aquellas recomendaciones que se estimen oportunas. Además, la unidad que realiza las funciones de coordinación de las distintas unidades de control financiero evaluará la necesidad de crear una otra unidad de carácter rotatorio para el control continuo de aquellos centros sanitarios en los que, por su tamaño, no se justifique la existencia de una unidad de carácter permanente.

Deuda regional

Por otro lado, la Consejería de Sanidad de la comunidad aseguraba la pasada semana que no hay deuda sanitaria en la región, ya que todas las facturas a proveedores “están tramitadas”, lo que comporta la puesta en marcha del mecanismo para proceder a su pago por parte del departamento de tesorería regional.

Así lo detalló el director general de Gestión Económica y Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos, Jesús Vidart, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid frente a lo que sostienen UPyD e IU, que apuntan a una deuda de 1.030 millones, según los datos de los proveedores.

Vidart comentó que en 2011 se contabilizó una deuda de 1.738 millones de euros y el plazo de pago superó los 124 días durante el periodo comprendido entre 2008 y 2012. No obstante, detalló que en 2012, con la aplicación del decreto del Gobierno central para el plan de pago de proveedores, se pudo saldar la deuda, aunque la cantidad no se aplicó a la totalidad del importe de 2011, con una diferencia de 685 millones de euros, puesto que ya había facturas pagadas con la apertura del último ejercicio por parte de los hospitales.