Premios BiC
| domingo, 31 de marzo de 2013 h |

El gasto sanitario público por habitante entró en declive en 2010, según el ‘Informe anual del Sistema Nacional de Salud. 2011’. Las administraciones públicas destinaron ese año 1.412,8 euros por ciudadano, lo que significa un descenso del 2 por ciento con respecto a 2009.

Sólo seis comunidades autónomas incrementaron el gasto en 2010. Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja así como la ciudad autónoma de Ceuta consiguieron mejorar sus cifras con respecto a 2009.

País Vasco destacó como la comunidad autónoma con un mayor gasto por habitante protegido. En concreto, destinó 1.687,5 euros, una cifra muy similar a la de 2009. La inversión de la Comunidad de Madrid resultó la más baja con un 1.207,2 euros, un 9,6 por ciento menos en comparación con el año anterior.

El gasto sanitario total en España ascendió a 74.732 millones de euros, lo que significa una rebaja del 0,8 por ciento con respecto a 2009. Su peso en el PIB se situó en el 7,1 por ciento, frente al 7,2 por ciento del año anterior. Por su parte, el gasto sanitario privado experimentó un crecimiento del 2 por ciento hasta situarse por encima del 26.000 millones de euros y alcanzar un peso del 2,5 por ciento del PIB.

En cuanto a la clasificación económico-presupuestaria, sin incluir el gasto en cuidados de larga duración, 4 de cada 10 euros del gasto sanitario público corresponden a la remuneración del personal, que en números absolutos representa más de 31.000 millones de euros. La actividad concertada supone un 10,6 % (7.555 millones de euros) del gasto total.