Premios Fundamed
carmen m. lópez Madrid | viernes, 11 de septiembre de 2015 h |

“Ni diálogo, ni feeling, ni colaboración”. Así define el portavoz del Foro de la Profesión Médica, Francisco Miralles, la relación de los profesionales con el ministerio.

“No se puede decir que se vaya a romper algo que ya está roto”, advierte Miralles, al tiempo que recuerda que desde hace unos meses venían alertando de que esto podría ocurrir.

La semana pasada tuvo lugar la primera reunión del grupo médico del Foro de las Profesiones Sanitarias. Un encuentro al que el ministerio de Sanidad acudió con una carpeta de propuestas que no convenció a los miembros del Foro.

Lo que más indignó a los profesionales , aunque no lo único, fue el tema de la gestión clínica. “El ministerio no ha aceptado las modificaciones que exigimos”, explica el secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). Estas alegaciones no son otras que algunos de los puntos acordados al inicio de los acuerdos “y que Sanidad olvidó por el camino”, como el liderazgo del médico al frente de las unidades; que los incentivos profesionales no estén ligados al ahorro, sino a la eficiencia y a la calidad; que el nombramiento del responsable de la UGC debe ser en base a un concurso público y no “a dedo”; y que el decreto tenga un carácter obligatorio y no voluntario.

Tras esta decisión, los médicos no están dispuestos a seguir adelante y se desmarcan de cualquier colaboración con Sanidad, si no se recogen las alegaciones. De este modo, exigen la retirada de la normativa, ahora en el Consejo de Estado, según confirmó el ministro a GM la semana pasada.

Miralles es rotundo y tras la reunión con Sanidad, los integrantes del Foro acordaron retirar el compromiso con el ministerio. “Tenemos la decepción de haber estado intentado sacar un acuerdo adelante que este ministerio se ha cargado a base de incumplimientos”, explica.

A su juicio van a publicar un proyecto de un modelo organizativo que ellos mismos plantearon y que ahora rechazan de manera unánime. Además, “si sigue con carácter voluntario difícilmente van a encontrar ninguna colaboración”, recuerda Miralles, al tiempo que confiesa que ha sido el ministro quien ha conseguido acabar con la implicación y la colaboración que los médicos ofertaron.

De esta manera, el colectivo ha enviado una carta a Moncloa explicando la situación. “Dependiendo de la respuesta que den nos plantearemos si ir a los tribunales por el incumplimiento de los acuerdos firmados con el Gobierno y el ministerio o no hacerlo”, asegura.

Empleo y estatuto jurídico

El otro punto que ha “enfriado” las relaciones ha sido el empleo médico, otro de los compromisos pendientes. Como comenta Miralles, el ministerio acudió con una serie de propuestas “insuficientes”.

Los médicos lo tienen claro: exigen que se acuerde en el Consejo Interterritorial alguna propuesta para mejorar el empleo médico. “Queremos que se regulen los recursos humanos de los servicios de salud a través de un Plan de Ordenación que sea obligatorio y determine los procesos de selección, con transparencia, de manera que se ajusten las plantillas a las necesidades”. Además, instan a la estabilización del empleo. Sus propuestas pasan por convertir todas las plazas que lleven más de un año como eventuales en vacantes. De seguir esta línea, Miralles reconoce que lo apoyarían. De no ser así, no dudan en que negociarán con las comunidades autónomas al margen de Sanidad.

El único nexo de unión que parece que ahora mismo vincula a ambos bandos es la constitución del grupo de estudio para determinar el régimen jurídico de los médicos en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Comenzarán con las reuniones en octubre con la presencia del presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas (Facme), Carlos Macaya, el vicepresidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, y el vicesecretario de CESM, Tomás Toranzo, junto a un representante del ministerio de Sanidad, otro de Cataluña y de Andalucía.