informe/ Supera el tope de cotización con las guardias y no le computan en la pensión

br

Su tiempo de trabajo durante 30 años equivale a los 40 ó 45 de otras profesiones

La reducción en relación a su sueldo en activo puede ser más del 37 por ciento

| 2011-05-06T16:17:00+02:00 h |

redacción

Madrid

Los médicos pueden encontrarse con sorpresas “desagradables” cuando se jubilen pues su pensión no será ni mucho menos parecida al sueldo que están percibiendo y dado que durante su vida laboral tienen tantas preocupaciones no suelen interesarse por algunos conceptos clave.

Ante la incertidumbre expresada por el colectivo sobre su futuro en esta etapa de la vida, Vicente Matas, del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada, ha querido aportar luz con un informe en el que advierte de que el tiempo de trabajo en horas durante 30 años de un facultativo, teniendo en cuenta las guardias, puede llegar a suponer el equivalente a 40 o 45 años de cualquier otra profesión y, sin embargo, no le será computado en la cotización,

Esto se explica porque el médico, precisamente gracias a esas guardias, supera el tope máximo lo que genera un importante ahorro para la empresa (24,2 por ciento) y sólo un 4,8 por ciento para el profesional, que según Matas pierde así todos los posibles beneficios de dicha cotización.

Como apunta en el informe, esta falta de cómputo puede afectar hasta en un 3 por ciento a la hora de calcular la pensión y los errores en las bases de cotización pueden influir negativamente a la hora de establecer de la base reguladora sobre la que se fijará el importe —actualmente son necesarios los de los últimos 15 años pero con los cambios llegarán a 25—. Por el contrario, los trabajadores con sueldos brutos por debajo de la base máxima en general no sufren pérdidas o son insginificantes en relación a los sueldos brutos percibidos en activo. Matas explica el ejemplo de un médico con guardias (unos 4.000 euros al mes brutos) y 35 años cotizados cuya pensión “teórica” debería suuperar los 2.700 euros al mes pero que, aplicando el tope máximo, se reduce a poco más de 2.497 y, con el 20 por ciento del IRPF, a 1.900 euros al mes. La pérdida en relación al derecho generado con las cotizaciones supera el 8 por ciento y en relación al sueldo en activo supera el 37, cifra que se puede elevar si ha realizado muchas guardias.