Premios BiC 2020

ONCOLOGÍA / Investigación en cáncer colorrectal metastásico

br

| viernes, 17 de diciembre de 2010 h |

UNAI GARCÍA

Madrid

Pregunta. ¿Cree que podemos hablar ya de medicina personalizada en Oncología?

Respuesta. Sin ninguna duda. El mayor conocimiento en la biología celular ha permitido reconocer mecanismos específicos en la célula tumoral que están relacionados con la agresividad de la neoplasia (supervivencia celular, proceso de diseminación: metástasis…) así como factores genéticos implicados en la evolución celular. Algunos de estos factores genéticos son el objetivo de los nuevos tratamientos (anticuerpos monoclonales, inhibidores específicos) con la finalidad de bloquear o anular su función específica y, de esta forma, alterar la biología de las células tumorales.

Estas alteraciones genéticas ó moleculares son específicas para cada tumor y, por ello, pacientes con la misma enfermedad neoplásica pueden tener características genéticas diferentes.

P. ¿Cómo ha contribuido el descubrimiento de los biomarcadores, que son factores predictivos de respuesta con determinados fármacos, a que la medicina personalizada sea una realidad para el paciente?

R. Ha confirmado lo que ya se habia descubierto en el laboratorio. Es un gran ejemplo del enorme beneficio que supone la relación entre laboratorio y la clínica. Creo que estamos en el inicio de una nueva etapa en el tratamiento contra el cáncer. La incorporación de tratamientos biológicos específicos para cada tumor (medicina personalizada) es progresiva y, en pocos años, será el tratamiento habitual del cáncer.

P. En su opinión, ¿cómo de importante ha sido el descubrimiento de que el estatus mutacional de KRAS sea predictivo de respuesta para el tratamiento con anticuerpos anti-EGFR en el cáncer colorrectal metastásico?

R. Ha sido de gran importancia tanto a nivel práctico como de concepto. Por un lado, evita la administración del anticuerpo en aquellos pacientes en los que no tendría eficacia y por consiguiente evita toxicidades innecesarias y, por otro lado, ha estimulado la investigación en la búsqueda de otros biomarcadores para definir mejor los factores predictivos.

P. ¿Cómo se aplica en la práctica clínica?

R. La determinación de la mutación del gen KRAS se realiza en el tejido tumoral (tumor primario o metástasis) en aquellos casos en los que no se demuestra mutación del gen (KRAS nativo) en 1ª linea de tratamiento se puede añadir Cetuximab a la quimioterapia estandar elegida. En aquellos tumores con mutación del gen KRAS (KRAS mutado) no está indicada la utilización del anti-EGFR.

P. En su opinión, ¿la realización de los test para el análisis de los biomarcadores retrasa el tratamiento de los pacientes?

R. En absoluto. Normalmente la determinación de un biomarcador es de 5-15 dias. Este período de tiempo es perfectamente asumible debido a la especial historia natural del cáncer de colon y recto diseminado.

P. ¿Podría comentar los resultados de los análisis retrospectivos que sugieren que las mutaciones de BRAF podrían ser un biomarcador pronóstico y/o predictivo de respuesta en el tratamiento con anticuerpos anti-EGFR en el cáncer colorrectal metástasico?

R. Es bien conocido que un porcentaje de pacientes con tumores KRAS nativo ( sensibles a los anti-EGFR) no responden al anticuerpo monoclonal. En estos casos, se observó que la mutación del BRAF ( gen que actúa posteriormente al de KRAS) estaba relacionada con la resistencia al tratamiento. Sin embargo, la relación de BRAF con esta falta de respuesta no está confirmada y, es posible, que otras mutaciones asociadas sean la causa verdadera de la “resistencia a anti-EGFR”.

P. ¿Qué biomarcadores cree que pueden ser importantes en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico en el futuro?

R. BRAF, PTEN.

P. Con estos nuevos datos, ¿cuáles serían las perspectivas de futuro para el tratamiento del cáncer de colon metastásico?

R. Las perspectivas presentes y futuras son muy apasionantes y prometedoras. La incorporación de terapias biológicas es un hecho. Es posible que en el futuro no incorporemos la quimioterapia como tratamiento y utilicemos exclusivamente tratamientos personalizados biológicos.

Más de 12.300 pacientes con cáncer colorrectal ya se están beneficiando de un tratamiento a medida gracias al Proyecto Determina KRAS, que tras el estudio de las muestras, permite seleccionar la terapia más eficaz. Asi por ejemplo en 1ª linea de tratamiento si se identifica que el paciente tiene el Kras nativo puede beneficiarse del tratamiento con Cetuximab en combinación con quimioterapia estandar y conseguir altas tasas de respuesta y una mayor supervivencia.

El proyecto, liderado por la compañía químico farmaceútica alemana Merck, engloba ya a cinco centros de referencia nacionales como son el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Hospital General de Valencia, el Carlos Haya de Málaga, el Vall d’Hebron de Barcelona y la Clínica Universitaria de Navarra.

“Seguimos trabajando de la misma manera que desde hace dos años para que todos los oncólogos tengan la posibilidad de identificar a los pacientes susceptibles de recibir un tratamiento individualizado”, explicó al respecto el doctor José Cabrera, director médico de Merck. “Además de permitir aplicar el mejor tratamiento para cada paciente individual, el test para la determinación del gen KRAS tiene otro doble ventaja: evita efectos secundarios innecesarios y optimiza los recursos existentes”, añadió.

Por su parte, el doctor Eduardo Díaz Rubio, jefe del Servicio de Oncología Médica del hospital madrileño se refirió a la necesidad de seleccionar a los pacientes con cáncer colorrectal metastásico según su estatus KRAS para definir qué pacientes se beneficiarán más de un tratamiento u otro, suponiendo un gran paso para el tratamiento oncológico personalizado.