ENTREVISTA/ Escolano reclama al ministerio de Jiménez el texto de la Ley General de Sanidad para incluir aportaciones “constructivas”

br

| viernes, 08 de enero de 2010 h |

El Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP) ha cumplido su primer año, periodo durante el cual ha contado con una inversión de cerca de cinco millones de euros y ha conseguido la secuenciación completa de la legionela o la puesta en marcha de seis ensayos clínicos de vacunas.

Para Manuel Escolano, “los resultados de este primer año, difícil porque era del arranque y por la crisis económica, son muy positivos”. En este sentido, explica que “el principal indicador son las publicaciones y nosotros hemos tenido más de un centenar de un alto nivel y prestigio. Hemos conseguido fondos y ayudas, pero lo más importante es que hay un equipo cohesionado, con mucha ilusión y con ganas de poder posicionar este centro en lo referente a investigación en salud pública en el lugar que le corresponde”. Así, explica que “aunque nos va a costar un esfuerzo creo que ya tenemos un suficiente activo para poder ser un centro de excelencia”.

Las principales líneas de trabajo del CSISP se centran en controlar las enfermedades infecciosas, los riesgos ambientales, los estilos de vida, análisis poblacional de la salud y la generación y ordenación de los recursos para la investigación. Ahora se están realizando seis ensayos clínicos en vacunas, incluyendo la del meningococo B, principal causa de muerte infecciosa en niños pequeños, y además se ha conseguido la secuenciación completa del genoma de la legionela.

Toni Martínez

Valencia

Manuel Escolano lleva al frente de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad desde el 31 de enero de 2001. En esta entrevista con GACETA MÉDICA hace balance de un año marcado por la aparición del nuevo virus H1N1 e insta al Ministerio de Sanidad a que, en este año que ahora empieza, cuente más con las comunidades autónomas. En este sentido, pide conocer el nuevo texto de la Ley Estatal de Salud Pública para empezar a trabajar en él y aportar ideas a la norma.

P. Este año 2009 ha venido marcado por la aparición del virus H1N1, ¿cómo valora la actuación del Ministerio de Sanidad?

R. El ministerio ha actuado correctamente, adecuado a las diligencias que le ha ido marcado la OMS, pero aún le queda mucho trabajo por delante. Lo principal era garantizar la provisión y creo que ahora el ministerio, como interlocutor único que ha sido, tendrá que buscar fórmulas para que esta situación tenga el menor coste posible para las CC.AA.

P. ¿Qué piensa de la devolución de las vacunas?

R. En estos momentos hay que esperar para ver cómo transcurre epidemiológicamente el virus, porque no es una cuestión que se pueda dar por finalizada. Tenemos que tener las previsiones y las vacunas disponibles para cualquier momento y mejorar las cifras de vacunación que son bajas.

P. Muchos profesionales manifestaron reticencias a la hora de vacunarse, ¿cómo lo valora?

R. Ha habido mensajes contradictorios y al final lo que se ha generado es una sombra de duda o de cierto escepticismo hacia esta vacuna. Desde un punto de vista de comunicación, se tenía que haber hecho un mayor esfuerzo para clarificar la situación, fundamentalmente en lo que respecta a seguridad y eficacia, algo que no se ha conseguido. De hecho, los resultados ahí están. En la Comunidad Valenciana hemos intentando buscar el máximo nivel de implicación porque para nosotros es importantísimo que el médico se vacune, como grupo de riesgo y por lo que puede suponer de cara a los propios pacientes.

P. ¿Qué medidas adoptaron desde la consejería ante la pandemia?

R. Desde el año 2003 tenemos un plan de preparación y respuesta frente a la pandemia de gripe y ya habíamos hecho un esfuerzo organizativo y de coordinación enorme, pero creo que este esfuerzo no va a ser baldío, sino que todos estos instrumentos nos van a servir para otra posible enfermedad de carácter emergente derivada de algún tipo de bacteria o virus. A partir de ahí se ha trabajado en distintos ámbitos: en vigilancia de la salud pública, en los protocolos asistenciales y de protección, y en poder sacar conclusiones de aquello que se ha hecho bien y de lo que nos va a servir en un futuro.

P. En 2009 fueron hospitalizadas dos niñas por problemas con la vacuna contra el VPH. ¿Esta vacuna es segura?

R. Al detectarse estos casos con una vacuna nueva pero con todos los estudios de seguridad y eficacia exigidos, la consejería lo puso en conocimiento del ministerio. A partir de ahí se crearon una serie de comisiones para valorar con más profundidad esta situación y se consideró que no se podía asociar con la vacuna del papiloma. Por tanto, las conclusiones de todas las actuaciones no alteraron la política de vacunación del Sistema Nacional de Salud. Los niveles de efectos adversos de esta vacuna están en los ratios previsibles del resto, y el balance beneficio-riesgo a la hora de administrarla se considera, por parte de los expertos, muy beneficioso para la población femenina.

P. La ministra Trinidad Jiménez se plantea endurecer la ley antitabaco. ¿Está de acuerdo?

R. Es positivo ese endurecimiento, ahora bien, es más discutible el cambio de una ley con una duración supuesta de entre 15 y 20 años, y a la que ahora se le va a hacer un cambio muy importante. La restricción me parece correcta, lo que me parece discutible es el vaivén que ha tenido la Administración del Estado.

P. El ministerio también sacará adelante este año la Ley Estatal de Salud Pública. ¿Cómo lo ve?

R. Es una ley que deberá contar con las comunidades autónomas, porque entre otras cosas, los ejecutores de la salud pública somos nosotros. Es muy importante que conozcamos el texto cuanto antes para hacer aportaciones bajo una óptica constructiva. Hay que buscar una máxima eficiencia con el esfuerzo coordinado de todos los actores en salud pública. Esa ley es necesaria, pero esperamos conocerla.

P. ¿Qué otros retos se le presenta para este 2010?

R. Tenemos retos como el de trasladar a los profesionales la actividad que se realiza en materia de salud pública. También queremos establecer un marco estratégico de la prevención de las enfermedades de origen profesional, con la implicación de toda la profesión. Además, este año consolidaremos el Observatorio de Salud Infantil, presentaremos el segundo Plan de Osteoporosis, finalizaremos la encuesta de nutrición y buscaremos una mayor colaboración con las oficinas de farmacia por la sensibilidad que tienen con la población, entre otras actuaciones.