profesión/ El DPC-AP, con más de 2.500 médicos adscritos, se convierte en referencia para otras sociedades en las Jornadas Anuales de Facme

br

De Lucas, de Separ y portavoz del ARA, reconoce que “no hay inconveniente en copiar el DPC, pero cada sociedad tendrá que adaptarlo”

Cantero, portavoz del DPC-AP, aclara que “internacionalmente está admitido que los procesos de DPC cumplen funciones recertificadoras”

| 2010-06-18T16:45:00+02:00 h |

José garcía

Madrid

El liderazgo en el desarrollo profesional continuo y en la recertificación y reacreditación de competencias de los médicos se ha convertido en un caldo de cultivo perfecto para pulsar los apoyos y medir las fuerzas de sociedades científicas de peso, como son la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), dentro de la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme). A tenor del resultado de los proyectos que han impulsado, Semergen con el DPC-AP le ha ganado la batalla a Semfyc con el ARA. Ambos proyectos se presentaron en 2007 y, mientras el DPC-AP, tras más de un año y medio de evaluación, aglutina ya a 2.581 médicos, el ARA no ha pasado de ser un plan estratégico virtual de evaluación periódica de la competencia, que no de desarrollo profesional continuo, sólo en fase de pilotaje en algunas sociedades científicas.

A pesar de que ambos proyectos cuentan con el aval de Facme, su presidente, Avelino Ferrero, durante las Jornadas Anuales de la federación que se celebraron la semana pasada en Madrid, quiso resaltar las bondades del proyecto de Semergen. “El DPC-AP es una herramienta muy avanzada, que además Semergen pone a disposición de forma gratuita del resto de sociedades científicas”, explicó y añadió que ambos proyectos son “simultáneos” y “parecidos”, y “ahora las sociedades tendrán que elegir el más conveniente”.

A pesar de la diplomacia, Ferrero insistió en que la herramienta ARA no existe porque “aún es un proyecto”, mientras que el DPC-AP “está enormemente desarrollado”.

En la misma línea, se expresó Ignacio Cantero, vicesecretario de Semergen. “El DPC es un proyecto completamente desarrollado y ahora está en continua evaluación, con 2.581 profesionales inscritos. Y en año y medio de evaluación la línea de inscritos ha sido siempre ascendente, no ha habido ningún desfase”, explicó Cantero, mientras que el ARA, según aclaró, “primero tendrá que ponerse en marcha y luego evolucionar”.

¿Proyectos integrados?

En ausencia de algún representante de Semfyc que defendiera el ARA, Pilar de Lucas, directora de Formación Continuada de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), una de las 18 sociedades implicadas en la actualidad en el ARA, fue la encargada de explicar este proyecto. De Lucas considera el DPC y el ARA complementarios y pueden estar integrados. “El DPC es un proceso de desarrollo profesional continuo, de aprendizaje en conocimientos, habilidades, actitudes y desempeños, mientras que el ARA se encarga de evaluar esas competencias”, aclaró y reseñó que el DPC de Semergen no tendría por qué evaluar competencias. Según expuso,“el ARA asume que todas las sociedades van a desarrollar un plan de desarrollo profesional continuo, al término del cual se realizará una evaluación de competencias con unos criterios comunes para todas las especialidades médicas”. Y así, Separ trabaja en un DPC-Separ que culminará con la evaluación de las competencias en Neumología de acuerdo al sistema de evaluación integral de competencias (SEIC) que recoge la metodología ARA. Aún así, De Lucas reconoció que “no hay ningún inconveniente en copiar el DPC de Semergen”, eso sí, matizó, “habrá que adaptarlo a las necesidades de cada sociedad”. Insistió en que las sociedades agrupadas en el ARA “no desprecian en absoluto” el ofrecimiento de Semergen del DPC, ahora bien, sí marcó como valor añadido del ARA que no aporta el DPC-AP, la evaluación y recertificación de competencias. Extremo éste que desmintió Cantero. “Estoy seguro que la doctora De Lucas ha confundido los términos. El DPC evalúa las 67 competencias que los grupos de trabajo de Semergen consideraron fundamentales en la actividad profesional del médico de familia”, dijo, y añadió: “Está internacionalmente admitido que los procesos de DPC cumplen funciones recertificadoras, sin embargo, los procesos de recertificación no garantizan el DPC de un profesional. Ésa es la diferencia fundamental”. Según Cantero, el ARA cumple con la recertificación, y eso es una de las funciones del DPC-AP. Por tanto, el ARA “no aporta ningún valor añadido”, sentenció.

Ya hay sociedades, como la de Psiquiatría, que se han acogido a la metodología de Semergen para su desarrollo profesional continuo, mientras otras, como la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), tienen desarrollada ya una herramienta básica propia de recertificación individualizada, que no de desarrollo profesional continuo.

Al hilo, el presidente de Facme pide liderazgo para que la Administración no se adelante, y simplificación en las herramientas y considera que las sociedades pequeñas elegirán la herramienta “más fácil”, mientras que las sociedades quirúrgicas y las de primaria tendrán las suyas propias.