Reumatología/ Este hallazgo descarta el tratamiento con antirresortivos

br

Un estudio revela que la causa de la enfermedad es distinta en los hombres

Los osteoblastos de los varones son menos activos que los de las mujeres

| 2010-07-16T16:41:00+02:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

Una tercera parte de las 45.000 fracturas de cadera que se producen en España cada año las sufren los hombres. Sin embargo, ese proceso no ocurre por las mismas causas que en la mujer. Todo lo contrario.

Mientras en la osteoporosis posmenopáusica la pérdida de densidad mineral ósea se debe a un aumento en la destrucción del hueso, en los varones radica en un defecto en la formación.

Esta distinción en el origen de la patología la ha demostrado por primera vez el Grupo de Investigación Genética de la Osteoporosis del IMIM (Instituto de Investigación del Hospital del Mar de Barcelona), así como investigadores del citado centro.

Los resultados, publicados en Calcified Tissue International, se han obtenido en cultivos celulares, y vienen a confirmar los resultados de un estudio previo de este grupo. En este primero, marcando biopsias con tetraciclina, comprobaron que “los parámetros de formación ósea en los hombres con osteoporosis estaban disminuidos en comparación con el grupo control”, según explicó a GM Josep Blanch, reumatólogo consultor de la Sección de Metabolismo Óseo del hospital y coordinador del trabajo.

“Ya lo comprobamos a nivel de histomorfometría, y ahora queríamos comprobarlo en el laboratorio, en cultivos, y podemos corroborar que los osteoblastos en varones con osteoporosis primaria son deficitarios”, aclaró.

Han comparado dos parámetros de la actividad osteoblástica: el ritmo de crecimiento o proliferación de estas células y la formación de marcadores implicados en la formación de la matriz ósea, como las fosfatasas alcalinas o la osteocalcina, estimulados con vitamina D. Éstos dos son los que menos expresados se encuentran, según destacó Blanch, lo que supone que los osteoblastos de estos pacientes sean menos activos.

El déficit en el ritmo de crecimiento del tejido óseo en cultivo explica que la osteoporosis masculina idiopática evolucione de forma más lenta, si bien se destruye al mismo tiempo que en las mujeres.

Cambio de tratamiento

Los resultados de esta investigación podrían suponer un cambio de paradigma en el abordaje de esta enfermedad en los hombres cuando es de origen primario —algo que ocurre en el 50 por ciento de los casos—, ya que hasta ahora se había adoptado el mismo tratamiento que en las mujeres, suponiendo que el origen de la osteoporosis era el mismo en ambos sexos. “Si la osteoporosis del varón ocurre por déficit de formación, tendría más sentido, por lógica fisiopatológica, prescribir un fármaco osteoformador y no un antirresortivo, como se hace en la actualidad debido a la falta de estudios en varones”.

Oleuropeina formadora

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Córdoba y el Hospital Reina Sofía, publicado en Osteoporosis International, ha revelado los mecanismos por los que el aceite de oliva, mediante uno de sus principales polifenoles, la oleuropeina, potencia la formación de osteoblastos a partir de las células madre de la médula ósea.

En concreto, en el trabajo se vio que cuando la oleuropeina está presente en los medios de cultivo, las células madre potencian la formación de osteoblastos y disminuyen la de adipocitos.