C.m.l. Madrid | viernes, 04 de septiembre de 2015 h |

Tres veranos desde que se plasmó esta foto. Hasta entonces, dos equipos ministeriales distintos, con un posterior cambio en el 80 por ciento de los consejeros… es tiempo más que suficiente para “cumplir lo prometido”, recuerda el portavoz del Foro de la Profesión Médica, Francisco Miralles.

Esta semana se reúne el grupo médico del Foro de las Profesiones Sanitarias y las previsiones para el encuentro no pintan nada bien.

Mientras que el decreto de prescripción enfermera está próximo a ver la luz, la normativa que regula las unidades de gestión clínica está todavía en fase de alegaciones y a la espera de pasar por el Consejo de Estado.

Teniendo en cuenta que el tiempo medio que están tardando los decretos en el órgano consultivo es de unos dos meses, más el posterior análisis del ministerio de Sanidad, decidiendo si incluye o no las alegaciones, los tiempos se quedan cortos.

Además, hay que tener en cuenta que todo proyecto legislativo que no es aprobado antes de la convocatoria de elecciones decae y debe ser el siguiente Gobierno o el Parlamento que salga de las urnas el que recupere, o no, esa iniciativa. La alternativa sería que fuera aprobado por vía urgente, ya que al tener categoría de Real Decreto sí podría ser aceptado.

Y es que el anuncio electoral de Rajoy de que las elecciones se podrían celebrar en torno al 20 de diciembre está tambaleando los textos normativos de todos los ministerios y en concreto de Sanidad. Parece que el límite ya está fijado para aprobar o no todo lo que está en vías de desarrollo.

Recuperar lo perdido

Otro de los asuntos que siguen en el aire y que puede fracturar aún más las relaciones entre profesionales y Sanidad es la recuperación de los derechos perdidos durante la crisis económica.

En total, en 2010 los profesionales perdieron cerca del 10 por ciento del sueldo. Sin embargo, el Gobierno propuso en los Presupuestos Generales del Estado una subida del 1 por ciento. Algo, a juicio de Miralles, insuficente.

Por su parte, en enfermería, aunque aún no tienen citas fijadas, están satisfechos de que los asuntos sigan su curso.