Farmacia

br

c.r. Madrid | viernes, 04 de octubre de 2013 h |

Las comunidades autónomas no se ponen de acuerdo con el fondo de la resolución del copago farmacéutico hospitalario. Durante la Comisión de Farmacia del Interterritorial, las autonomías se mostraron contrarias a la reforma, entendiendo que el problema es la falta de tiempo para adaptar los sistemas de cobro en los hospitales, y solicitar fechas para su puesta en marcha. Finalmente será enero de 2014, aunque la Ministra de Sanidad, Ana Mato, se muestra optimista y cree que alguna comunidad podría estar lista para el mes de diciembre.

La realidad es que el copago hospitalario está generando inequidades entre los servicios hospitalarios y pacientes. Reflejo de ello es que ninguna comunidad pudo adaptar los sistemas de cobro el 1 de octubre a excepción del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) con Ceuta y Melilla. A pesar de haber pedido un aplazamiento, desde la semana pasada, el copago hospitalario funciona en las dos ciudades autónomas.

El balance del primer día de aplicación refleja como Ceuta recaudó 24 euros de siete pacientes. Melilla, por su parte, aunque no ha avanzado datos de recaudación, asegura que la situación en el Hospital Comarcal ha sido de “normalidad”. Sin embargo, la consejería de Bienestar Social cree injusto el cobro a crónicos y espera tener preparado un mecanismo de compensación para este colectivo, con efectos retroactivos a partir del primer día de su aplicación.

A pesar de estas excepciones, tras Andalucía, los servicios jurídicos de Canarias se encuentran realizando un recurso de alzada contra la resolución del copago.

Sin embargo, en el resto de autonomías queda la duda de quién será la primera región en dar el paso y estrenar a nivel autonómico de una medida que todos tachan de impopular e ineficaz.

De momento, parece que el ministerio prefiere esquivar el término ahorro y sustituirlo por el carácter obligatorio que tiene la resolución. Según Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad, “la palabra ahorro no es adecuada, es equidad, en el sentido de que si el hipertenso o el diabético paga parte de la receta en su farmacia, también se deben pagar los medicamentos que se dispensan en las farmacias de los hospitales”.

Comisión Europea

Más allá de nuestras fronteras, la polémica se ha extendido. Andrés Perelló, eurodiputado socialista, ha presentado una interpelación parlamentaria a la Comisión Europea sobre este asunto, al tiempo que en España se intenta frenar la iniciativa desde varias vías.

Mientras, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ya ha interpuesto un recurso de alzada; y Gaspar Llamazares ha anunciado otro de la Izquierda Plural. Por su parte, el partido Aragonés, socio del gobierno del PP, ha presentado una proposición no de ley para dejar sin efecto el copago. Lo mismo ha hecho el PNV en el Congreso.