LucÍa Barrera, Directora de
Gaceta Médica
| viernes, 14 de marzo de 2014 h |

La necesidad de que los sueldos de los profesionales sanitarios esté ligado en parte a su buen hacer y que para ello se establezcan unas cuantías destinadas a incentivar el cumplimiento de unos objetivos es algo que lleva sonando desde hace años, si bien, como sucede con otras muchas cuestiones —como la gestión clínica—, parece que ha sido la crisis económica la que ha despertado la conciencia de muchos gestores que abogan por establecer mecanismos más flexibles dentro de la rigidez de la administración pública. Este tema, que muchas veces se ve con recelo por parte de los profesionales com o un intento político de huir del actual modelo estatutario, es algo que muchos países europeos ya llevan a cabo y no sólo vinculado a la productividad, como sucede en los modelos implantados en nuestro país, sino que también hay extras por dedicarse a la formación o emplear tiempo en investigación.

Si se analiza el panorama da la sensación de que lo de establecer retribuciones variables es algo que ha quedado totalmente relegado ante la necesidad imperiosa de las comunidades autónomas de cuadrar sus cuentas. Y es que son pocas las administraciones que han mantenido estos complementos intactos, el resto, o los ha bajado, o directamente los ha eliminado. Aún así, los que se mantienen están lejos de ese 25 por ciento del sueldo total que para los sindicatos deberían suponer estos extras. Además, de poca motivación pueden servir cuando en algunos casos no llegan a suponer ni el uno por ciento de la retribución anual, y por si fuera poco, se están pagando con retrasos.

No es oro todo lo que reluce: Aunque los médicos andaluces son los que tienen el complemento por productividad de mayor cuantía (6.438 euros al año en 2013), si se compara el sueldo base de los médicos de familia con los de sus colegas de País Vasco, la diferencia oscila a favor de los del norte en un 28 por ciento. De este modo, si bien los vascos no reciben desde hace años este tipo de complemento, lo cierto es que aún así salen ganando.