Lucía Barrera, Directora de
Gaceta Médica
| viernes, 11 de diciembre de 2015 h |

El campo de la hematología ha dado un salto cualitativo en cuanto a nuevas estrategias terapéuticas se refiere en los últimos años. No hay más que acudir a la reunión anual de la asociación americana de la especialidad para darse cuenta de que cada año adquiere más protagonismo. En este ASH 2015 la inmunoterapia ha empezado a irrumpir en este campo y ya no cabe duda de lo prometedor de estas terapias más allá de los tumores sólidos. Sumado a esto está la aparición de nuevas dianas terapéuticas, acompañadas también de un mayor conocimiento de las alteraciones genéticas y las vías metabólicas que esas alteraciones comportan para llevar a la célula cancerígena a la apoptosis. Dado que muchos de estos tumores no tienen únicamente una vía, está claro que el futuro es la combinación de diferentes fármacos para evitar la quimioterapia, el trasplante o incluso se podría vislumbrar la curación, como sucede en mieloma múltiple donde sólo en el último mes la FDA ha aprobado tres nuevos fármacos. Sin embargo esta secuenciación de medicamentos traerá nuevos desafíos. Para empezar, los ensayos clínicos deben buscar otras fórmulas, ya que será difícil conseguir resultados en todas las combinaciones posibles teniendo en cuenta que la tendencia es la personalización. Por otro lado, sumar fármacos, en muchos casos de nuevas familias terapéuticas, supondrá un mayor coste que se suma al desafío de la infrafinanciación sanitaria. Nuestro SNS va con retraso en la introducción de nuevos tratamientos, en algunos casos de más de un año como en leucemia linfocítica crónica, con respecto a otros países de nuestro entorno. No van retrasados, sin embargo, nuestros profesionales cuya participación y peso en los estudios es manifiestamente notable.

Otra de las líneas que también estuvo muy presente fue la terapia génica, que parece haber resurgido de sus cenizas para quedarse. Las células CAR T han llegado con estudios en fase I y II que muestran resultados prometedores a corto plazo, habrá que ver en los próximos años si se mantienen a medio y largo.