Lucía Barrera, Directora de
Gaceta Médica
| viernes, 11 de septiembre de 2015 h |

Han pasado más de dos años desde aquella instantánea en Moncloa en la que se escenificaba con pompa y boato el “matrimonio” entre los respectivos foros de las profesiones médica y enfermera y el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Desde entonces esta relación polígama ha tenido sus altibajos. En los últimos meses de Ana Mato como ministra predominaron las crisis de pareja, especialmente con enfermeros, que amenazaron con la separación, hasta tal punto que la relación se enfrió. La chispa volvió a surgir con la llegada al Paseo del Prado de Alfonso Alonso. El ministro sacó a relucir sus mejores armas de seducción para encandilar y reconquistar a unos y a otros con promesas de recuperar el tiempo perdido. Sin embargo, tras la reconciliación y renovación de los votos, la luna de miel duró poco.

Desde que se firmaran los pactos, las muestras de compromiso han sido escasas con los profesionales. La falta de avances y el incumplimiento de las promesas ha generado el desengaño entre los médicos. De las cuestiones primordiales, apenas se está avanzando en la definición del régimen jurídico de los facultativos, algo que no llena a estos. Sin duda, la gota que ha colmado el vaso ha sido el real decreto de gestión clínica. Un regalo que ha resultado envenenado para los médicos y que podría aprobarse sin contar con ninguna de sus propuestas. A esto se suma la inactividad ministerial en lo que respecta a la mejora de las condiciones laborales. La profesión considera insuficientes las propuestas de última hora, que siguen sin convencer ni subsanar la falta de confianza que ya se ha generalizado. La separación parece, por tanto, inminente y viene en un momento muy inoportuno para el Gobierno, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones generales.

Mientras, el otro ‘cónyuge’ ha decidido darle una oportunidad a Alonso. Enfermería tiene todas las esperanzas puestas en la aprobación de la prescripción enfermera, algo que llevaba muchos años buscando y que parece se hará realidad en los próximos consejos de ministros. Continuará…