Lucía Barrera, Directora de
Gaceta Médica
| viernes, 12 de febrero de 2016 h |

Cultura. A España le falta una cultura investigadora que hace que, mientras que otros países como Alemania hayan aumentado en plena crisis económica un 18,41 por ciento sus presupuestos dedicados a I+D, en España nos situemos a la cola, con una reducción del 34,69 por ciento, por debajo de países que han tenido que ser rescatados como Irlanda, Grecia o Portugal. No todo se explica por tanto por la crisis, ya que en los últimos cinco años ha habido una subida media en recursos de un 3 por ciento en la UE de los 15. Sin duda las comparaciones son odiosas. Según datos de la OCDE, el gasto en I+D (de instituciones públicas y privadas) en 2014 fue en el país germano de 97.713 millones de dólares, mientras que en nuestro país alcanzó la cifra de 17.707. Está claro que más allá de las diferencias económicas entre las economías de los países, que sin duda las hay, lo que falta aquí es una apuesta decidida.

PSOE y PP llevan en sus respectivos programas casi duplicar el porcentaje de inversión del PIB en I+D+i durante la próxima legislatura, llegando hasta el 2,5 por ciento —en 2014 estábamos en un 1,24—. De nuevo la promesa suena a vendemotos. Desde la Confederación Española de Sociedades Científicas (Cosce) avisan de que cambiar la tendencia no es una cosa de dos días, es necesario transformar el modelo productivo —incluyendo una mayor aportación tanto de la pública como de la privada— y esto es algo que no se consigue en menos de una década.

Mientras tanto, el panorama no es alentador. El incremento este año en los presupuestos generales del 0,36 por ciento prácticamente no llega a nada para compensar los descensos que se produjeron en las partidas entre los años 2009 y 2014, máxime teniendo en cuenta, como advierte Cosce, que hay más de 12.000 millones no ejecutados durante este periodo respecto a lo inicialmente presupuestado en ciencia e investigación. La nota positiva viene de la mano del aumento de las subvenciones (un 11 por ciento) y una reducción de los créditos del 6 por ciento. Habrá que conformarse con eso.

Artículo anteriorCataluña prepara una auditoría para analizar la derivación de pacientes a la sanidad privada
Artículo siguienteA.M.A. incluye en sus seguros de coche y moto llevar el vehículo a la ITV y gestionar los trámites y renovaciones de carné