Los jubilados pagarán entre 8 y 18 euros al mes como máximo en función de su pensión

br

| miércoles, 18 de abril de 2012 h |

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha acordado este miércoles con las comunidades autónomas implantar por primera vez en la historia del Sistema Nacional de Salud (SNS) el copago de medicamentos para los ciudadanos con pensiones contributivas, que deberán pagar en las farmacias un 10 por ciento del precio de los medicamentos con receta que consuman hasta un máximo de 8 ó 18 euros al mes en función de su pensión. En cambio, a los parados que ya han agotado su prestación por desempleo, que antes pagaban un 40 por ciento, les saldrán gratis “hasta que encuentren trabajo”, según ha explicado la ministra.

Así lo han decidido en una nueva reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), en la que también se ha dado el visto bueno a la creación de diferentes categorías para los trabajadores activos, que hasta ahora pagaban todos un 40 por ciento y ahora lo harán “según su renta”, hasta un máximo del 60 por ciento y con 60 euros como máximo al mes (aquellos cuya renta sea superior a 100.000 euros anuales).

Al finalizar la reunión, Mato ha pedido “perdón” por tener que tomar estas medidas con las que, no obstante, asegura que “se evita que no haya copago sanitario y que la asistencia sanitaria en España siga siendo gratuita”.

Esta modificación del copago farmacéutico se aprobará en el próximo Consejo de Ministros y, según ha avanzado, se podrá poner en marcha en los próximos dos meses una vez se resuelvan las modificaciones técnicas que necesita.

Asimismo, Sanidad y CC AA también han acordado diferentes medidas para reducir el gasto farmacéutico. Habrá una nueva rebaja de precios en el marco del sistema de precios de referencia y se contempla la renovación del nomenclátor, del que pueden salir aquellos medicamentos que no aportan valor terapéutico y han sido superados por otros fármacos de amplio uso, con lo que podrían salir de la financición. También se incorpora al derecho español un artículo de una directiva que permitirá “acabar con el turismo sanitario”; así como modificar la cartera de servicios sobre la base de la evaluación tecnológica distinguiendo entre prestaciones básicas, suplementarias y accesorias, aunque sin reducir el número de patologías que serán tratadas en los servicios de salud, según ha matizado Ana Mato.

Además, se seguirá apostando por una central de compras para la adquisición de medicamentos y tecnologías, y no sólo vacunas como hasta ahora.

Con todo ello y otras medidas que las comunidades ya están poniendo en marcha, la ministra está convencida de que “se conseguirán ahorrar los 7.000 millones de euros anunciados”.

FARMACIA

Copago: Entre 150 y 200 millones por recaudación

Adecuar los envases de los medicamentos a la duración estimada de los tratamientos: 1.000 millones de euros

Desfinanciación de medicamentos: 400 millones de euros

Impulso al uso de genéricos y fármacos de menor precio: 350 millones de euros

Central de compras: 1.000 millones

TURISMO SANITARIO

Evitar el turismo sanitario en pacientes sin derecho a la tarjeta sanitaria: 917 millones de euros

CARTERA DE SERVICIOS

Evaluación de tecnologías sanitarias y ordenación de la cartera de servicios: 500 millones de euros

RECURSOS HUMANOS

Catálogo homogéneo de categorías profesionales y áreas de capacitación: 470 millones de euros