INFORME

br

C.S./C.M.L., RSC | viernes, 13 de marzo de 2015 h |

El 36,2 por ciento de la población, unos 12 millones de consumidores, son receptivos a la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Así se pone de manifiesto en el Informe Forética 2015 que presentó la Asociación española de empresas y profesionales de responsabilidad social empresarial y sostenibilidad, bajo el nombre de ‘Ciudadano consciente, empresas sostenible’.

Un estudio, donde, por primera vez desde 2008, se resalta este aumento gracias a la consolidación de la RSE en las empresas españolas.

En esta nueva edición, el informe ha puesto el énfasis en el análisis de las tendencias de consumo responsable a partir de una encuesta realizada a más de 1.000 consumidores en España. Así, destaca la figura del consumidor que ahora está más convencido de incrementar su consumo responsable. Precisamente, la información que reciben los consumidores sobre los productos unido al papel que juegan las nuevas tecnologías de la información, así como las redes sociales, hacen que esta figura se potencie.

El sector salud, a la vanguardia

Entre los sectores a la vanguardia de la RSE, la salud es uno de los más importantes en España. Acumula cerca del 10 por ciento del PIB y tiene un impacto destacado sobre el empleo y la calidad de vida de las personas.

“El sanitario es uno de los sectores esenciales en España que, como muchos otros, se enfrenta a riesgos y oportunidades en términos de sostenibilidad”, asegura Paula Ruiz, analista jefe del Informe Forética 2015 y Project Manager de Forética, quien recuerda que dentro de 35 años la tasa de envejecimiento en España será la tercera mayor del mundo, “algo que va a suponer un incremento en la demanda de servicios vinculados a la salud y una importante labor de adaptación de las infraestructuras a las necesidades de la población”.

Este fenómeno requiere, por tanto, una considerable labor de adaptación de la infraestructura sanitaria a las necesidades de la población, así como una continua adopción de tecnologías relacionadas con la administración de los servicios de salud.

Aparte, una de las tendencias más extendidas en la actualidad en RSE es la incorporación del ‘Big Data’. Precisamente, por la acumulación de información que existe en el campo de la medicina, la implementación de estas herramientas artificiales para agilizar y acotar los resultados permite que esta acumulación de datos masivos que supera la capacidad del software habitual para ser capturados, procesados y gestionados se dirijan hacia una nueva medicina generadora de evidencia que complementará la actual, basada en este concepto.

Lo cierto es que tal y como explica Ruiz, esta herramienta permite “aumentar y mejorar el alcance de los ejercicios de transparencia que realizan las empresas para que la información en sostenibilidad llegue a todos aquellos interesados en la materia; desde inversores socialmente responsables, a gobiernos, ONG, competencia o proveedores”. Uno de los aspectos que destacan en el Informe es “el potencial que tiene el ‘Big Data’ para el consumo responsable, el desarrollo de aplicaciones que ayuden a tomar decisiones de compra en base a criterios éticos”, añade.

La sostenibilidad

En este sentido, el documento ha puesto de relieve que el compromiso de la compañía con la RSE es mayor. “La importancia de la sostenibilidad y la RSE no viene desde una sola dirección, sino que son muchos los que están convencidos de su relevancia”, apunta, al tiempo que pone como ejemplo los “importantes proyectos” que promueven instituciones supranacionales como Naciones Unidas, con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sus esfuerzos para fomentar una fiscalidad responsable (Base Erosion and Profit Shifting Project).

Además, “multitud de fuentes” apuntan a que la RSE es un tema que ya no depende exclusivamente de los departamentos de comunicación, sino que tiene un espacio dentro de las prioridades de la alta dirección.

Respecto a este tema, Ruiz afirma que, en muchos aspectos, España está posicionada a la cabeza en materia de sostenibilidad. “Dos ejemplos que lo demuestran son su liderazgo mundial en número de empresas adheridas al Pacto Mundial de Naciones Unidas y la calidad de memorias de RSE”, dice.

Aparte el informe pregunta a los ciudadanos qué entienden por ‘buena empresa’ y por primera vez han contestado que,en primer lugar, cuida a los trabajadores por encima de la calidad de sus productos y servicios. Un 50 por ciento de la muestra cree que, siendo más responsables, las empresas obtendrían mayores beneficios económicos y el 55 por ciento se queja de que resulta difícil encontrar y entender la información que dan las empresas sobre su responsabilidad. También, hay un 60 por ciento que considera poco creíble la información que ofrecen sobre sus prácticas responsables.

Desde Forética son conscientes de que el elevado número de empresas de vanguardia que desarrollan su estrategia en RSE, un marco institucional y de infraestructuras adecuado y los sectores clave para la economía son los pilares que han contribuido a la evolución de la RSE.