Neurología

br

| viernes, 08 de octubre de 2010 h |

Redacción

Barcelona

La acumulación anormal de proteínas en el interior de células nerviosas —llamadas cuerpos de Lewy— es responsable de la muerte neuronal de los enfermos de Parkinson. El equipo dirigido por Miquel Vila, jefe de la Unidad de Investigación en Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto de Investigación del Vall d’Hebron ha demostrado que en esta patología existe un defecto en el sistema de eliminación y reciclaje de residuos tóxicos de la célula que hace que éstos se acumulen en su interior, conduciéndola a su muerte.

En condiciones normales, esta labor del reciclaje la ejercen los lisosomas, pero en párkinson su número está “drásticamente disminuido”, según evidencia el trabajo publicado en Journal of Neuroscience. Mediante terapia génica, los investigadores lograron inducir la formación de nuevos lisosomas en células, lo que ha llevado a una eliminación de los residuos tóxicos acumulados y una atenuación de la muerte neuronal. Por otro lado, han observado que el inmunosupresor rapamicina aumenta el número de lisosomas en animales de experimentación. Los investigadores confían en que se impulsen ensayos clínicos para estudiar su uso en párkinson.