C. S. Madrid | viernes, 11 de marzo de 2016 h |

Son muchas las personas que están familiarizadas con el término melanoma y la mayoría se preocupan por evitar su aparición, pero ¿y qué ocurre con el carcinoma basocelular CBC? Pese a ser el tumor cutáneo más frecuente en su fase precoz —representa en torno al 80 por ciento de los cánceres de piel no-melanoma— es el gran desconocido.

Su incidencia en España, se sitúa en torno de unos 100 o 200 casos al año por cada 100.000 habitantes. Unos valores que distan de los que se manejan cuando se habla de cáncer de mama o próstata, cuya incidencia, según comentó Pedro Redondo, coordinador del Grupo Español de Dermatología Quirúrgica, Láser y Oncología Cutánea (Gecidoc) de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) oscila entre los 50 u 80 casos al año por cada 100.000 habitantes.

Tratamientos

En cuanto a su clasificación, Redondo explicó que existen seis tipos de CBC: nodular, superficial, esclerodermiforme (el subtipo más agresivo), ulcus rodens, pigmentado y tumor fibroepitelial de Pinkus; e incidió en que raramente se metastatiza (uno por ciento), no obstante, el impacto que tiene en la calidad de vida de los pacientes es notable.

Cuando las lesiones son superficiales se suele recurrir a la electrocoagulación, la crioterapia con nitrógeno líquido o a tratamientos tópicos. “El tratamiento de elección de este tumor es la cirugía, aunque si se localizan en áreas de riesgo como algunas zonas de la región facial se opta por la cirugía de Mohs, que es menos lesiva para la piel y que nos garantiza, al poder extirpar el tumor por capas, que se elimina completamente”, señaló Redondo.

Javier Medina, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Virgen de la Salud, habló de las diferentes alternativas terapéuticas con las que cuentan los pacientes con CBC no avanzado, ni metástasis. Ahora bien, ¿qué hay de ese porcentaje de pacientes con peor pronóstico?

Para este colectivo, Medina indicó que se cuenta con vismodegib, comercializado por Roche como Erivedge y pendiente de precio y reembolso en España, cuya indicación terapéutica va dirigida “principalmente” a mejorar la calidad de vida de los pacientes y a que vivan más y mejor.

Los datos del estudio Erivance confirmaron su eficacia y seguridad, así como su respuesta a largo plazo en un centenar de pacientes (71 con la enfermedad localmente avanzada y 33 con metástasis). Concretamente, los resultados concluyen que entre los primeros la respuesta al tratamiento se fue de unos 26,2 meses y que en aquellos con metástasis la supervivencia global (SG) alcanzó los 33,4 meses. El estudio mostró una tasa de respuesta objetiva definida por la reducción del tamaño tumoral en el 42,9% de los pacientes con enfermedad localmente avanzada y el 30,3% en los casos con metástasis

Impacto psicológico

Otro de los temas que trataron los especialistas fue el impacto emocional que ocasiona esta enfermedad que, en los estadios más avanzados, puede llegar a causar destrucción del tejido circundante debido a su carácter invasivo, produciendo, sobre todo en la cara, desfiguración.

María Die Trill, psicooncóloga y directora de Atrium, incidió en que el CBC repercute en el ámbito psíquico, social y funcional. “Este es uno de los tumores con mayor impacto psicológico para el que lo padece, no solo por la deformidad facial y lo que esto conlleva —vergüenza, aislamiento, alteración de la personalidad, falta de autoestima, etc.—, sino por otras secuelas emocionales que incluyen enfrentamiento al rechazo social, ansiedad y depresión, así como sentimientos de impotencia, inutilidad, frustración, y culpabilidad por ‘ser una carga’, etc.”, concluyó.