R.C. Madrid | viernes, 04 de diciembre de 2015 h |

Uno de los principales problemas en el tratamiento de la diabetes tipo 2 (DM2) es la no adherencia de prácticamente la mitad de los pacientes. Un problema que dulaglutida, comercializado por Lilly como Trulicity y disponible ahora en España, intenta solventar con un nuevo dispositivo que, según los estudios, “el 99 por ciento de los pacientes es capaz de utilizar exitosamente”, señala Esteban Jódar, jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón de Madrid.

De administración semanal, lo cual “reduce las inyecciones en un 85 por ciento”, apunta este especialista, esta pluma desechable es la única disponible en la actualidad que se comercializa ya completamente preparada —la aguja ya está preinsertada y la dosis se libera de manera automática, por lo que el paciente no tiene que ajustar dosis y puede además deshacerse del dispositivo después de su administración—.

Unas características que María Luisa Amaya, enfermera especialista en educación terapéutica y diabetológica, subraya especialmente, ya que destaca que hay mucha gente que no acude a consulta cuando saben que se les va a prescribir un tratamiento inyectable. Se prevé además que la facilidad de uso del dispositivo disminuya el tiempo de educación al paciente, lo que reduciría la carga asistencial en enfermeria.

Pero la seguridad no es la única ventaja de esta nueva opción. Dulaglutida, el sexto agonista del receptor de GLP-1 que llega a nuestro país, viene avalado por un robusto programa de desarrollo clínico, Award, que ha reclutado a más de 5.000 pacientes. Según la evidencia clínica disponible, dulaglutida 1,5 mg presenta superioridad frente a cuatro fármacos antidiabéticos de uso habitual —metformina, sitagliptina, exenatida y liraglutida— e incluso frente al tratamiento con insulina glargina.

De todos estos datos, Jódar destaca sobre todo el hecho de que dilaglutida 1,5 mg es el primer agonista de GLP-1 que ha demostrado ser capaz de reducir la hemoglobina glicosilada (HbA1c) de forma significativa y comparable a a la dosis máxima (1,8 mg) de liraglutida, el tratamiento estándar hoy día en DM2.

El fármaco, que se puede utilizar en combinación, está financiado con visado para pacientes con un IMC superior a 30.