C. S. Madrid | viernes, 20 de febrero de 2015 h |

Gracias al doble mecanismo de acción de dimetilfumarato (DFM) —comercializado como Tecfidera por Biogen Idec— que combina la actividad antiinflamatoria con un efecto antioxidante, los pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR) podrán ver reducida la tasa anualizada de brotes en un 53 por ciento y un 32 por ciento la tasa de progresión de la discapacidad.

El director del Centro de EM de Cataluña (CEM-Cat) y jefe del Grupo de Investigación en Neuroinmunología Clínica del Hospital Vall d’Hebron, Xavier Montalbán, explicó que la eficacia y seguridad del fármaco quedaron demostradas en dos ensayos clínicos fase III —Define y Confirm— y un estudio de extensión a largo. Los dos ensayos clínicos se realizaron durante dos años y en ellos participaron un total de 2.667 pacientes. En ambos, se compararon dos dosis del fármaco versus placebo y en uno de ellos había otro fármaco que servía como comparador activo.

“En uno de los ensayos, hay una reducción del 90 por ciento de las lesiones que están inflamadas y, en el otro, un 74 por ciento y las nuevas lesiones que producen pérdida de tejido se han reducido un 72 por ciento y 57 por ciento respectivamente”, añadió.

Resultados

Dado que los profesionales ya tienen cierta experiencia en el manejo de este medicamento, José Carlos Álvarez-Cermeño, coordinador de la Unidad de EM del Hospital Ramón y Cajal, quiso remarcar que los resultados que ven en el día a día son “muy esperanzadores” porque tiene “pocos riesgos” y unos efectos secundarios “muy asumibles”.

Palabras subrayadas por Óscar Fernández, director de la UGC Neurociencias y jefe del Servicio de Neurología de los Hospitales Universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria, quien comentó que dentro de los efectos secundarios destacan los bochornos, que se pueden tratar, o las molestias digestivas, que se pueden prevenir con una aspirina infantil.

Respecto a la dosificación de DFM, Fernández precisó que la dosis inicial debe ser de una cápsula diaria (120 mg) y que, posteriormente, se irá aumentando hasta alcanzar la dosis recomendada (240 mg dos veces al día).