| miércoles, 08 de mayo de 2013 h |

Un equipo del grupo de investigación en Fisiología y Fisiopatología Digestiva del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), que estudia el síndrome del intestino irritable, ha descrito alteraciones estructurales en el duodeno de los pacientes con dispepsia funcional. Concretamente, son cambios a nivel de la mucosa del duodeno que se traducen en una mayor permeabilidad de la barrera intestinal e inflamación.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista GUT y realizados en colaboración con el equipo de Ricard Farré, integrante del Translational Reseach Center for Gastrointestinal Disorders, concretan las lesiones halladas a nivel duodenal, pero además arrojan luz sobre el origen molecular de esta enfermedad.

“La enorme similitud entre estos hallazgos a nivel de la mucosa duodenal y los encontrados en el resto del intestino en relación al síndrome del intestino irritable hace suponer que el origen de la enfermedad es muy parecido, aunque con manifestaciones en diferentes localizaciones del tubo digestivo”, explica Javier Santos, responsable de esta línea de estudio del grupo de investigación en Fisiología y Fisiopatología Digestiva del VHIR.

Hace tiempo que ya se trabajaba con la hipótesis de que debía de existir algún tipo de alteración y deterioro de la función de la barrera intestinal del duodeno en los pacientes con dispepsia. Pero no ha sido hasta la publicación de los resultados de este estudio que se han podido demostrar estas suposiciones. “Nuestro grupo ha descrito por primera vez alteraciones en la permeabilidad de la barrera intestinal a este nivel. Además, hemos identificado un perfil anormal de la expresión de varias de las proteínas de adhesión entre células y una inflamación de la mucosa duodenal que se demuestra con una mayor presencia de células inmunológicas como los mastocitos y los eosinófilos”, detalla Santos. El estudio, además, ha demostrado, “una asociación significativa entre el nivel de expresión de varias proteínas de adhesión entre células de la membrana intestinal, el grado de aumento de la permeabilidad y la gravedad de la inflamación”. Todo ello perpetúa la inflamación y el deterioro de la mucosa del duodeno y da lugar a la sintomatología conocida de este síndrome.