Investigación/ El CMR[B] describe un nuevo método de reprogramación celular

br

redacción Madrid | viernes, 07 de diciembre de 2012 h |

Un equipo de científicos del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B]) ha definido un nuevo método de reprogramación celular más seguro y más rápido que el actual. El estudio, publicado en la revista Nature Methods, describe una nueva técnica para la conversión de células somáticas en progenitoras que ofrece ventajas frente a las células madre de pluripotencia inducida (iPS), descritas en 2006 y reconocidas con un Premio Nobel.

Estas células, que nacieron con el objetivo de superar tanto los problemas éticos como médicos de las células madre embrionarias (estas células podían, por ejemplo, desencadenar reacciones inmunes al ser trasplantadas), tienen una serie de problemas que el CMR[B] parece haber resuelto. El problema principal de las iPS es que el proceso de conversión de células madre maduras a un estado de pluripotencia es muy ineficiente y puede durar hasta dos meses ya que, en primer lugar, las células somáticas tienen que ser reprogramadas a células iPS para, posteriormente, diferenciarse en linajes celulares específicos. Un proceso largo en el que estas células pueden terminar además convirtiéndose en teratomas.

Ahora, este equipo de científicos ha desarrollado una nueva técnica, conversión indirecta de linaje (CIL), por la que las células somáticas son llevadas a un estadio anterior al de las células progenitoras. “No las retrocedemos a cero, solo las retrocedemos un poco hacia atrás”, explica Ignacio Sancho-Martínez, uno de los principales autores del trabajo. Así, al ser las células somáticas dirigidas directamente a convertirse en células progenitoras de los linajes de interés, sin ser necesaria la generación de células iPS, se reduce el riesgo de formación de teratomas. Asimismo, el proceso de obtención de estas nuevas células es mucho más rápido, ya que solo son necesarios 15 días.

De momento, usando la CIL, este equipo de investigadores ha sido capaz de reprogramar fibroblastos humanos para convertirlos en células angioblásticas, capaces de diferenciarse a células del linaje vascular endotelial y a células de la musculatura lisa. “Una de las esperanzas a largo plazo para la investigación en células madre se ejemplifica en este estudio, donde las células madre se autoensamblan para formar estructuras tridimensionales que posteriormente se integran en los tejidos de interés”, subrayó Juan Carlos Izpisúa, director del CMR[B].