E.P. Madrid | martes, 10 de junio de 2014 h |

El conseller valenciano de Sanidad, Manuel Llombart, ha anunciado este martes que la nueva ley de Salud de la Comunitat Valenciana, que prevé que se apruebe antes de diciembre, reconocerá la condición de autoridad pública a los profesionales sanitarios para dotarles de “mayor protección” en los “momentos de tensión” que se puedan generar en el ejercicio de sus funciones. Precisamente, es uno de los puntos que se discutirán este miércoles en la primera reunión del año del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Llombart ha participado este martes por segunda vez como invitado en el ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea’ como conseller de Sanidad y al respecto, preguntado por su futuro político, ha señalado que se ve “a corto plazo y medio plazo como conseller de anidad”, pero que a largo plazo “nunca nadie puede saber lo que pasará a en año y medio”.

Respecto a la nueva ley, ha explicado que la conselleria está trabajando ya con los agentes sociales para “consensuar” este texto, que permitirá “simplificar el acercamiento del valenciano a su sistema sanitario” al refundir las seis leyes actuales, un decreto legislativo y cuatro decretos, que serán derogados, en esta ley de Salud y en una norma relativa al ámbito farmacéutico.

Entre esta novedades, se plantea reconocer la condición de autoridad públicos a los profesionales sanitarios. Este concesión les permitiría

gozar de la presunción de veracidad en la constatación de los hechos acaecidos en el ejercicio de sus funciones. Asimismo, supone que la agresión y otras conductas graves contra ellos sean consideradas delito de atentado contra la autoridad, que se añadirá a la existencia de otras posibles infracciones penales (falta o delito de lesiones).

Llombart ha explicado que esta ley, tras su aprobación por el pleno del Consell, se trasladará a las Corts y ha confiado en que sea aprobado antes de que termine el próximo periodo de sesiones, en diciembre. En cualquier caso, ha garantizado que será “un documento consensuado” con los agentes de modo que aunque no se esté “al 100 por cien de acuerdo” sí que se tendrá un debate intenso que aportará novedades.

Asimismo, entre otras novedades se incorpora al texto y se actualiza “a la realidad de 2014” la atención a las drogodependencias y otros trastornos adictivos de forma que se incluirán de forma expresa las nuevas tecnologías como el teléfono móvil, internet, videojuegos y contenidos virtuales. Además, de la ley de Salud Pública habrá un segundo cuerpo normativo sobre el ámbito farmacéutico ya que “al ser de una competencia del Estado desde la conselleria se tiene que adaptar a ella”.

Gestión público-privada

Por otra parte, durante su intervención ha criticado que se quiera trasladar el debate sanitario a gestión “público o privado” cuando debe ser “darle la mejor sanidad a los valencianos” ya que es “indudable que el 100 por cien de la sanidad es pública, gratuita, y universal con independencia del tipo de gestión”.

Así, ha explicado que “unas veces se opta por la gestión directa y otras por acudir a la gestión privada” donde se entiende que resulta más beneficioso que la gestión directa en la pública. En el caso concreto, de los nuevos Hospitales de Gandia y Lliria, que abrirán sus puertas entre enero y febrero de 2015, se mantendrá la gestión directa porque “nos ha funcionado bien y no tiene sentido cambiar el modelo”.

Llombart ha explicado que la voluntad de la Conselleria es “adecuar” el debate a “las necesidades que la sociedad demande” y que se está “ abierto” a las concesionarias en tres puntos básicos: es “intocable” que la calidad que ofrezcan sea “al menos tan buena como el de gestión directa”, que la concesión suponga “un ahorro en la administración del servicio” y que resulte asimismo “una inversión interesante para las concesionarias”.

Por ello, ha criticado que mientras que Consell “habla de buscar la mejor solución para cada problema, otro se preocupaban por el método buscando intereses partidistas”. Así, ha destacado que el PP evitó con sus votos que se aprobara una iniciativa, apoyada por toda la oposición, que eliminaba la gestión público-privada sanitaria, lo que podría ser “un peligro para la sostenibilidad del sistema” porque tendría “unas graves consecuencias de manera inmediata”.

Al respecto, ha señalado que la reversión de cinco departamentos de salud de gestión privada que pretendía la oposición, sería “contractualmente muy complicada y económicamente muy costosa” y además en el apartado de personal no se garantizaría que todos los profesionales pudieran ser asumidos por la administración.

Asimismo, ha señalado de que estas iniciativas dejarían a los valencianos “en una situación de discriminación” con respecto al resto de comunidades, que “sí podrían acudir a la iniciativa privada cuando las necesidades asistenciales así lo requieran”.

Varicela

Respecto a la vacuna de la varicela, ha señalado que ya ha trasladado al Ministerio de Sanidad “las inquietudes” de la población y de comunidades científicas por la prohibición de venderla en las farmacias y “se tomará de nueva la decisión más adecuada”.

Llombart ha señalado que las diferencias de las comunidades en el Consejo Territorial de Sanidad es “un debate más mediático” que “real” porque “se trabaja en el consejo con una directrices muy comunes”. Así, ha señalado que divergencias “aparecen de vez en cuando por motivos puntuales que pueden generar un debate mediático”, pero que “en lo sustancial la cartera de prestaciones está muy definida para todas las comunidades y la homogeneidad está garantiza”.