| miércoles, 24 de abril de 2013 h |

El portavoz de Sanidad del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Manuel Cervera, garantizó ayer que existirá “un control público absoluto sobre los nuevos modelos de gestión”. Cervera respondía así a las dudas que han despertado entre los principales grupos de la oposición los distintos procesos de externalización en una serie de comunidades autónomas gobernadas por el PP.

La Izquierda Plural y Unión Progreso y Democracia acudieron a la Comisión de Sanidad del Congreso este miércoles con sendas proposiciones no de ley para, por un lado, declarar inconstitucional la externalización de la gestión de los hospitales públicos; y, por otro, solicitar que se paralicen los procesos en marcha. Cervera reclamó a los diferentes grupos de la oposición “transparencia y tranquilidad” para abordar un “debate serio” sobre incentivos, productividad y salarios, entre otras cuestiones, sin componentes ideológicos. Ambas proposiciones cayeron en saco roto debido a la mayoría del PP en la Cámara.

Antes las insistentes reclamaciones de los diferentes grupos de la oposición sobre informes técnicos que acrediten la mayor eficiencia de la gestión privada, Cervera respondió el alto grado de satisfacción de los madrileños en los hospitales ya externalizados en esta comunidad y destacó que se han demostrado menores estancias medias, menos casos de efectos secundarios por ingresos y un menor número de reingresos.

El diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, insistió en que los modelos privado de Estados Unidos y mixto de Alemania no han probado mayor eficiencia. Llamazares insistió en que a pesar de registrar un mayor gasto pro habitante consiguen peores resultados clínicos que el Sistema Nacional de Salud. Los ataques de la dipuatada de UPyD fueron más moderados, aunque solicitó la paralización “de todos los procesos hasta que no se realice un estudio independiente que analice los resultados de los diferentes modelos implantados”.

Fisioterapia

Partido Popular y PSOE sí acordaron ayer la puesta en marcha de medidas para permitir a los fisioterapeutas el uso, la indicación y la autorización de la dispensación de medicamentos y productos sanitarios no sujetos receta médica. La proposición fue aprobada por unanimidad, aunque desde el PSOE se solicitó que este proceso no se prolongue del mismo modo que ocurre en la actualidad con la prescripción enfermera. Al mismo tiempo, aprovecharon para que se agilice esta reclamación histórica del colectivo de enfermería.