mar barberá Barcelona | viernes, 27 de febrero de 2015 h |

Cataluña implantó, a finales de enero del 2014 y de forma pionera en España, la vacunación contra la tos ferina en mujeres embarazadas. Los resultados preliminares de la vacunación muestran que el número de casos en bebés menores de tres meses se ha reducido un 25 por ciento (de 99 casos entre marzo y diciembre de 2013 a 70 casos en el mismo periodo del año 2014). La Agencia de Salud Pública de Cataluña presentó estos resultados durante la Jornada de la Asociación Española de Vacunologia “Futuro de la vacunación: construyendo en común el calendario de vacunaciones”.

Antoni Mateu, secretario de Salud Pública, inauguró la jornada y resaltó el papel clave que tienen las políticas de vacunación en Cataluña, con más de 3 millones de dosis administradas cada año a unos 1,5 millones de personas y en más 1.200 centros de vacunación.

El impulso catalán

Del mismo modo, Matau aprovechó para señalar el papel líder que siempre ha tenido Cataluña en estas políticas, con el apoyo del Consejo Asesor de Vacunaciones, donde están representadas las sociedades científicas. “En estos momentos, otras comunidades autónomas como Valencia y Canarias están incorporando la vacuna contra la tos ferina en su calendario vacunal y ya han empezado a implantarla”, añadió.

Aumento de casos de tos ferina

Para Mateu en un momento en el que la enfermedad está en pleno crecimiento es imprescindible pensar en la vacunación, puesto que durante el 2013 se registraron 902 casos y el año pasado unos 985, algo que supone un aumento del 12 por ciento. “La tos ferina ha aumentado en todas las edades, lo que destaca la importancia de nuestra medida”, dijo.

En este sentido, añadió que “de acuerdo con las recomendaciones que hizo el Consejo Asesor de Vacunaciones, incluimos, hace un año, la vacunación de la tos ferina en las mujeres embarazadas, entre las 27 y las 36 semanas, para evitar que el lactante, a través de los anticuerpos de la madre, desarrollara la enfermedad durante los dos primeros meses de vida”. Mateu también destacó la buena acogida que ha tenido la vacuna entre los profesionales y la población. “Durante el último año, hemos vacunado además de 39.000 mujeres y esto implica una cobertura mayor del 56 por ciento”, señaló.

Por su parte, Ferran Moraga, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunologia, señaló que “la efectividad vacunal va bajando con el tiempo y, si se tiene en cuenta que el micoorganismo que produce la tos ferina, la Bordetella Pertussis, ha experimentado cambios en su composición antigénica, se debe a que se está produciendo un incremento importante de brotes de esta infección en muchos países del mundo”. Por lo tanto, resumió que “hay una mutación adaptativa al uso de la vacuna”.

Retos del PINSAP

Como recordó Mateu, la prevención y el control de las infecciones es uno de los retos del Plan Interdepartamental de Salud Pública (PINSAP), que busca, mediante iniciativas y acciones conjuntas entre las consejerías, proteger la salud de los ciudadanos. Estas acciones van dirigidas, principalmente, a los grupos más vulnerables de la sociedad. En este aspecto, “las vacunas son una estrategia fundamental”, reconoció Mateu. Según la Agencia de Salud Pública, las vacunas son una de las medidas de salud pública que tienen una mejor relación coste-efectividad. De este modo, se estima que se han ahorrado en Cataluña más de 900.000 casos de enfermedad en 20 años.

Moraga también destacó que los últimos datos de cobertura vacunal publicadas por el ministerio de Sanidad en 2013 demuestran que la no vacunación de niños en España, durante su primer año de vida, es inferior al 5 por ciento.