Colaboración/ Dentro del nuevo plan de gestión de la calidad y seguridad

br

Redacción Madrid | viernes, 25 de enero de 2013 h |

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez, ha presentado las líneas estratégicas de un nuevo ‘Plan en gestión de la calidad y seguridad del paciente’ que incluye 13 programas centrados en este segundo apartado, en línea con la estrategia nacional y los objetivos de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y diez orientados a mejorar la calidad de la gestión y la práctica clínica.

Su objetivo es, según el consejero, diseñar herramientas y facilitar la colaboración entre los distintos centros y el intercambio de conocimiento y buenas prácticas dentro de la organización sanitaria y una de sus particularidades que frente a otras iniciativas, que hacen hincapié en recursos y resultados, el plan pone el acento en otra variable: los procedimientos.

El capítulo de seguridad del paciente castellanoleonés incorpora un programa de gestión de riesgos, así como un plan de vigilancia, prevención y control de la infección relacionada con la atención sanitaria y la extensión de los proyectos bacteriemia y neumonía zero.

En la misma línea, pone el acento en los protocolos de higiene de manos y en la reducción de la transmisión cruzada de microorganismos multirresistentes en los hospitales a partir del uso adecuado de antibióticos y la aplicación meticulosa de medidas que evite la transmisión de estas infecciones.

Además, el plan cuenta con un programa de conciliación de la medicación alta, que no pierde de vista que algunos estudios estiman que entre el 10 y el 14 por ciento de los reingresos hospitalarios pueden estar relacionados con problemas de conciliación entre la medicación que el paciente tomaba habitualmente y la prescrita al alta hospitalaria. De igual modo, el plan contempla la mejora de la adecuación de la prescripción en ancianos.

Otro programa contempla la extensión de la utilización del check list quirúrgico de la OMS, cuya introducción ya han comenzado la mitad de los hospitales de la comunidad. Los listados, sostiene la consejería, han demostrado que pueden disminuir hasta en un 36 por ciento la incidencia de complicaciones quirúrgicas.

Asimismo, se potenciarán las prácticas seguras en el ámbito quirúrgico, con programas como infección quirúrgica zero, la elaboración de mapas de riesgo y la mejora de la información al ciudadano, mediante herramientas como el aula de pacientes del Portal de Salud proporciona información para facilitar el autocuidado en temas como la prevención de infecciones, el uso seguro de medicamentos en casa o las precauciones a tener en cuenta cuando se van a realizar diferentes pruebas, entre otros aspectos.

El programa también contempla la difusión de buenas prácticas en seguridad y la monitorización de los indicadores de la estrategia de seguridad del SNS.

Dentro del apartado de calidad, la consejería prevé impulsar las guías clínicas en el marco de la historia clínica electrónica, potenciar la gestión por procesos y favorecer la coordinación de la red de unidades de calidad y referentes de seguridad, entre otros puntos, al margen de otros proyectos para la adecuación de la indicación de procedimientos terapéuticos.