Premios BiC
EP/Madrid | martes, 26 de marzo de 2013 h |

El tratamiento con carmustina, fármaco utilizado en algunos tipos de cáncer cerebral, podría servir para disminuir la cantidad de proteína beta-amiloide, así como el número de placas acumuladas. Los resultados de esta investigación, obtenidos en un modelo de ratón con la enfermedad de Alzheimer, han sido publicados en la revista ‘BMC Medicine’. La hipótesis de este estudio, realizado por investigadores del Instituto de Estudios Moleculares Torrey Pines en Florida, Estados Unidos, surgió de la constatación de que las personas con cáncer tienen menos probabilidades de tener Alzheimer.

Una vez analizados los resultados, estos investigadores encontraron que carmustina podría disminuir la conversión de la proteína precursora de amiloide beta niveles en hasta un 60 por ciento. Posteriormente, cuando se ensayó en un modelo de ratón con riesgo de demencia, el tratamiento a largo plazo con carmustina fue capaz de reducir los niveles de amiloide beta en un 75 por ciento.

“El nivel de carmustina necesario para lograr la reducción de beta-amiloide es mucho menor que la dosis que ya se utiliza en el tratamiento de algunos tipos de cáncer de cerebro. Además, carmustina no parece actuar mediante la activación de microglia o mediante el bloqueo de secretasas, lo que reduce los posibles efectos secundarios que se observan con otros fármacos antiamiloides nuevos en investigación”, afirma el director del estudio, el doctor Madepalli Lakshmana.