Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 14 de octubre de 2015 h |

Un estudio de extensión, abierto, con un único grupo y siete años de duración, realizado tras el ensayo Freedom (Fracture Reduction Evaluation of Denosumab in Osteoporosis every six Months) muestra que, con el tratamiento con denosumab (Prolia, de Amgen) durante 10 años, la incidencia total de los acontecimientos adversos (AA) y los AA graves permaneció constante y con un bajo índice de fracturas.

“Lo más relevante es el perfil de seguridad de estos medicamentos y la ganancia de masa ósea mantenida a lo largo de los 10 años de tratamiento. Las mujeres con osteoporosis postmenopáusica necesitaban saber si el medicamento que les habíamos prescrito era seguro y efectivo en el largo plazo, algo que ha sido comprobado positivamente”, comenta Xavier Nogués, presidente de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral. Los resultados han sido presentados en una ponencia de última hora en la Conferencia Anual 2015 de la American Society for Bone and Mineral Research (ASBMR) celebrada en Seattle.

Las pacientes tratadas durante 10 años con denosumab consiguieron un aumento medio acumulado de la densidad mineral ósea (DMO) del 21,7 por ciento en la columna lumbar y del 9,2 por ciento en cadera total, en comparación con los valores presentados al inicio del estudio pivotal, de fase 3 sobre fracturas.

En esta misma conferencia se ha anunciado que denosumab consigue un mayor aumento de la densidad mineral ósea (DMO) que el ácido zoledrónico bifosfonato en inyección intravenosa en mujeres postmenopáusicas con osteoporosis que habían recibido tratamiento previo con bifosfonatos orales.