carmen m. lópez Madrid | viernes, 14 de noviembre de 2014 h |

Si hace unos meses la Comisión Europea pedía una devaluación interna de los salarios para salir de la crisis, la semana pasada la misma institución tachaba de “injusto, ineficiente y lento” el ajuste salarial de los profesionales españoles, “que ha perjudicado especialmente a los trabajadores temporales en beneficio de los fijos”. De este modo, el ejecutivo comunitario ha vuelto a reclamar al Gobierno una reforma laboral que reduzca las diferencias entre los contratos indefinidos y temporales.

Según el informe, entre 2008 y 2013, la crisis económica y financiera se saldó con la destrucción de casi 3,5 millones de puestos de trabajo, cifra que representa una caída del empleo del 16 por ciento. Además, los salarios reales agregados cayeron alrededor del 4,5 por ciento. Sin embargo, Europa alerta de que estas cifras agregadas esconden importantes diferencias entre el impacto en los trabajadores fijos y los temporales.

Especialistas sin plaza

Pasando de la perspectiva global a la profesión médica en particular, el foco sigue puesto en la precariedad de los contratos de trabajo. Las condiciones laborales y la duración de los contratos, o la falta de ellos se ha puesto de relieve con la encuesta ‘Situación laboral de los médicos en España’, promovida por las vocalías nacionales de médicos en Empleo Precario y de Formación y/o postgrado, que como ya adelantó GM (ver GM nº 525), denuncia la situación que atraviesa el sector médico. Aunque para Óscar Gorría, vocal de Médicos en formación y postrado del Colegio Oficial de Médicos de Navarra , no son comparables los estudios, ya que no está entre las competencias de la organización colegial tratar cuestiones económicas, sí se podrían extrapolar parte de las conclusiones del informe europeo a la situación laboral de los profesionales médicos. A su juicio, es evidente que las condiciones económicas de los médicos han empeorado, “el sueldo base es de 1.100 euros, y sobre éste se suman los complementos, que en el caso de los contratos a tiempo parcial no existen”. Una situación que, según el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, lejos de remitir parece que podría empeorar, ya que tal y como recoge la encuesta el 46,7 por ciento de los médicos que se encuentran en activo no disponen de plaza en propiedad (ver tabla). De estos, cuatro de cada diez médicos (41,3 por ciento), lo hacen con un contrato de duración inferior a seis meses, de este modo, dominan los contratos a tiempo parcial, de guardias y de interinidad por baja de titular. El resto de la partición se lo llevan los especialistas que llevan más de diez años trabajando en el SNS y que representan el 26,2 por ciento, y aquellos que cuentan con 20 años de experiencia y aún no tienen plaza fija, suponen el 6,7 por ciento. “Si la mitad de los médicos que están en activo no tiene asegurada su plaza, el sistema se vuelve peligroso, ya que no se ejerce con la misma calidad si se está pendiente de sobrevivir”, aporta Sendín.

En esta línea, los médicos advierten de que la administración está despreocupándose de la estabilidad laboral del ámbito público. Los datos reflejan cómo la media de contratos firmados en el sistema público en el último año es de 3,78, mientras que la ponderación de contratos firmados por los médicos que se encuentran en desempleo asciende a 5,3 en los últimos doce meses. Respecto a los médicos que trabajan en el sistema privado por cuenta ajena sin plaza en propiedad, el 59 por ciento tiene un contrato indefinido. A este respecto Fernando Rivas, vocal de Empleo Precario de la OMC, señala que “la Administración, de manera encubierta, está empujando a los médicos a que busquen solución en la sanidad privada o en el extranjero. Percibimos que esto es un desmantelamiento del sistema de trabajo en el SNS”. Sendín, por su parte, denuncia que “se está permitiendo una explotación laboral en la sanidad pública y en la privada, y también que aumenten comportamientos no adecuados, como el mobbing”.

Paro sumergido

En todo este clima de inestabilidad, la OMC asegura que el 22,4 por ciento de los médicos en desempleo no están apuntados al paro, además, el 26 por ciento lleva más de seis meses sin trabajo, y el 12,4 por ciento más de un año. Asimismo, los expertos lamentan que, en su mayoría, los parados tienen una edad comprendida entre los 40-60 años.

Los datos no son más indulgentes con los médicos que han decidido recibir una formación en el extranjero o buscar trabajo fuera de nuestras fronteras. Según la OMC, al margen de que la emigración de los médicos se ha intensificado en el último año, mientras que el 5,1 por ciento de los profesionales que han realizado una especialidad en España se encuentran en desempleo, el informe revela que el 20,8 por ciento de los especialistas que se han formado en un país extracomunitario están en paro. Además, para los expertos es especialmente significativa la incidencia del desempleo entre extranjeros, los cuales, a pesar de constitutir únicamente el 3,8 por ciento del total de la muestra, llegan a representar el 13,8 por ciento de los desempleados. En este sentido, proporcionalmente, la incidencia sobre los extracomunitarios es mucho mayor que sobre los comunitarios.