Gaceta Médica Madrid | miércoles, 18 de junio de 2014 h |

BAY94-9027, un compuesto de factor VIII humano recombinante con pegilación sitio-específica, protege frente a los sangrados con menos perfusiones, según los resultados del estudio en faseIII Protect VIII, presentado en el Congreso Mundial de Hemofilia de Melbourne en mayo y presentado ahora de nuevo en el Poscongreso, celebrado en Madrid. En concreto, el estudio ha demostrado que este compuesto proporcionaba protección frente a los sangrados cuando se usaba de manera profiláctica cada siete días, cada cinco días, y dos veces por semana. El compuesto también fue efectivo para el tratamiento de los sangrados agudos y espontáneos, con un 91 por ciento de eventos resueltos con una o dos perfusiones.

El tratamiento estándar actual para la hemofilia A severa es la perfusión profiláctica regular de factor VIII para mantener los niveles de este factor lo suficientemente altos para prevenir los sangrados. Debido a la corta vida media que presentan los productos de factor VIII actualmente en el mercado, la profilaxis puede requerir tratamiento tan frecuentemente como en días alternos. Este compuesto, comercializado por Bayer, está diseñado para extender la vida media en circulación, al mismo tiempo que preserva la actividad biológica completa a través de la pegilación sitio-específica. Ésta se obtiene insertando una cisteína simple (aminoácido) en la superficie del factor VIII, que sirve como punto de unión para el polímero de polietilenglicol (PEG).

El ensayo Protect VIII (PROphylaxis in hemophilia A patienTs via directly pEgylated long-aCTing rFVIII) es un estudio multicéntrico, multinacional, parcialmente aleatorizado, abierto, con cuatro brazos de tratamiento, que evaluaba la seguridad y eficacia del factor VIII con pegilación sitio-específica en pacientes adolescentes y adultos con hemofilia A grave tratados previamente. En el estudio participaron 134 pacientes. Los sujetos seleccionados fueron asignados al tratamiento profiláctico o a demanda tras su reclutamiento. Todos los pacientes en los tres brazos de tratamiento profiláctico comenzaron tratamiento con el factor VIII humano recombinante pegilado, dos veces por semana.

Tras un periodo de diez semanas, los pacientes que experimentaron más de un sangrado durante ese periodo de evaluación se mantuvieron en un régimen de dos perfusiones por semana, con una dosis de tratamiento más elevada. El resto de los pacientes fueron aleatorizados a un esquema de tratamiento con perfusiones cada cinco o cada siete días, durante seis meses. Tras la aleatorización, los pacientes que valoraron el control de sus sangrados como no adecuado pudieron abandonar el tratamiento asignado e incrementar la frecuencia de las perfusiones.

El 88 por ciento de los pacientes alcanzó los criterios predefinidos de control de los sangrados en el periodo de evaluación inicial de 10 semanas, y se clasificaron para la aleatorización. Todos los pacientes que recibieron perfusión cada cinco días permanecieron en este brazo de tratamiento. El 44 por ciento de los pacientes en este régimen de tratamiento no sufrieron sangrados. Se observó una tasa media de sangrado anual (ABR por sus siglas en inglés) de 1,9 en este brazo de tratamiento. El 74 por ciento de los pacientes que recibieron una perfusión cada siete días (n=43) permanecieron en este brazo de tratamiento. El 37 por ciento no experimentaron sangrados. En este brazo de tratamiento se observó una media ABR de 3,9 (incluyendo los que no completaron el estudio en este brazo). Los 13 pacientes que permanecieron en el brazo de tratamiento de dos veces por semana, debido a su alta tasa de sangrados durante el periodo de evaluación inicial, redujeron su media ABR de 17,4 a 4,1 tras el incremento de la dosis. En comparación, los pacientes que fueron tratados a demanda (n=20), tuvieron una media ABR de 23.

Los objetivos de seguridad también fueron alcanzados. El factor VIII con pegilación sitio-específica fue bien tolerado. Los sujetos fueron tratados hasta 36 semanas, sin detectarse la formación de inhibidores del factor VIII. Se reportaron dos casos relacionados con reacciones de hipersensibilidad al producto. Uno de ellos se evaluó como grave, pero se resolvió sin intervención médica. No hubo otros eventos adversos graves relacionados con el producto.